Opinión

Sorpresas agradables de inicio de año

 
1
 

 

Petróleo

Algunos datos recientes de la economía de Estados Unidos, Europa y de México han resultado ser buenas noticias, aunque no todo es miel sobre hojuelas.

El indicador más importante de la economía mundial, el del empleo en Estados Unidos, correspondiente al pasado febrero, nos dio una agradable sorpresa al reportar una creación de puestos de trabajo por 242 mil plazas.

También se revisaron al alza los datos de los dos meses previos. Los de la nómina de diciembre se subieron de 262 mil hasta 271 mil, y los de enero de 151 mil a 172 mil, 30 mil plazas más que lo reportado previamente. La tasa de participación de la fuerza laboral -la proporción de personas en edad de trabajar que están empleadas o en busca de trabajo- se elevó a 62.9 por ciento desde 62.7 por ciento, en lo que fue su tercer aumento consecutivo. La tasa de desempleo se mantuvo por segundo mes en 4.9 por ciento, la más baja desde febrero de 2008; sin embargo, los salarios tuvieron un ligero descenso, no esperado: los ingresos por hora promedio se situaron en 25.35 dólares y bajaron, respecto a los 25.38 dólares de un mes antes.

Los indicadores ISM (Gerentes de Suministros) de febrero nos muestran que la manufactura, que lleva sesi meses en plano negativo, está mejorando, mientras que los servicios se mantienen en un aceptable nivel de actividad. El ISM de manufactura subió de 48.2 a 49.5 puntos, todavía por debajo de los 50 unidades que son el nivel de referencia entre la zona de expansión o contracción. El ISM de Servicios bajó ligeramente de 53.5 a 53.4 unidades.

Estos datos positivos aunados a la recuperación de los mercados internacionales de las últimas tres semanas incrementan la probabilidad de que la Reserva Federal aumente de nuevo su objetivo de la tasa de Fondos Federales. Si bien es poco probable que lo haga en marzo, si podríamos ver una revisión al alza en junio o en septiembre.

En la Zona Euro destacaría el dato de la inflación de febrero, que resultó negativo en 0.2 por ciento anual luego de subir 0.3 por ciento en enero. La baja de febrero contrastó con el alza de 0.1 por ciento esperada por el mercado y fue la más rápida en un año. Si bien esta caída se debió a una baja de 8.0 por ciento en los precios de los hidrocarburos, los precios no energéticos aumentaron 0.3 por ciento tras subir 0.7 por ciento en enero. También es relevante el reporte de la tasa de desempleo que bajó de 10.4 por ciento a 10.3 por ciento, la más baja desde marzo de 2011. El conjunto de datos en la Zona hace probable que el Banco Central decida, este 10 de marzo, incrementar el monto mensual de euros que se están creando desde el pasado 9 de marzo de 2015 a un ritmo de 60 mil millones de euros. Un anuncio en este sentido nos podría generar una baja adicional en el euro, que podría presionar a otras divisas, como al peso mexicano, aunque no prevemos ver la volatilidad que vimos en enero pasado.

Para la economía de México, le anticipo que de acuerdo a nuestro indicador IBAM para enero, estamos estimando un incremento en el IGAE de ese mes en una cifra que podría ser superior a 3.0 por ciento anual. Por dentro de los datos, nos sigue sorprendiendo la fortaleza del mercado interno. Las ventas de las cadenas afiliadas a la ANTAD a tiendas comparables aumentaron en 8.6 por ciento anual. Las ventas de automóviles en el mercado interno crecieron en 15 por ciento anual.

Las remesas familiares crecieron en 18.8 por ciento en dólares, que con el efecto adicional del tipo de cambio y la baja inflación implican un incremento en el poder adquisitivo de las mismas de 41.5 por ciento real anual en pesos.

Los primeros datos de febrero no son tan optimistas: el Índice Mexicano de Confianza Económica del Instituto Mexicano de Contadores Públicos / Bursamétrica mostró en cambio, un deterioro significativo en el clima de optimismo, tanto para la percepción de la situación actual como la de la situación a mediano plazo. Los indicadores IMEF de febrero (equivalentes a los ISM de Estados Unidos) bajaron ligeramente, tanto el de manufactura que se ubicó en 51.3 puntos desde 51.5 de enero, como el no manufacturero que bajó a 50.4 respecto a 50.7 de enero.

Por último la inflación de la primera quincena de febrero muestra un repunte desde 2.13 por ciento anual que alcanzamos en diciembre pasado a 2.94 por ciento anual.

La recuperación del petróleo y otras materias primas, de las bolsas mundiales y de las divisas son excelentes noticias. Si bien los mercados son bipolares, hemos superado la fase de exagerado pesimismo que vivimos en las primeras semanas del año. En los mercados y en la economía las expectativas son fundamentales; influyen en la realidad en forma determinante.

Twitter: @EOFarrillS59

También te puede interesar:
Revisión de escenarios
Recesión en EU y en México, ¿cuándo y cómo?
Elecciones en EU, posible impacto en la economía y en los mercados