Opinión

Sonora, transas que aclarar

1
      

       

Guillermo Padrés. (ilustración)

En la elección de Sonora se juega la posibilidad de aclarar y castigar una de las peores estafas fiscales de los últimos tiempos, que en época de reclamo por transparencia y rendición de cuentas no puede quedar impune.

Si es verdad lo publicado por el diario Reforma, Guillermo Padrés, gobernador de Sonora, ha utilizado el membrete de un partido respetable como es el PAN, para hacerse rico, estafar al fisco, e imponer a un cómplice en la gubernatura del estado.

Ahí no estamos hablando de una disputa entre dos partidos para gobernar un estado, sino de las artimañas de un grupo delictivo que utiliza la política para no ser tocado por la ley. Eso es lo que todos los partidos dicen combatir, porque se trata de un sentido reclamo social derivado del abuso que han hecho del poder en los estados gobernadores priistas, panistas y perredistas.

Sonora es el más claro ejemplo del saqueo bajo el manto de un partido.
Hace más de una semana que se dio a conocer que Guillermo Padrés le perdonó impuestos a Javier Gándara, actual candidato del PAN al gobierno estatal, por 14 millones 108 mil 348 pesos. Se trata del perdón del total de su deuda con el fisco.

Él mismo, Padrés, se perdonó 14 millones 998 mil 378 pesos, de un total de 15 millones 108 mil 348 pesos que debía al fisco. Del total de su deuda, sólo pagó 119 mil 970 pesos.

La deuda que se autoperdonó Padrés corresponde a la empresa Pozo Nuevo Padrés, que es la que tiene un rancho donde se mandó construir una presa ilegal, mientras los campesinos padecen por falta de agua.

Ante ese atraco, se antepone la política. Como Padrés y Gándara están compitiendo en una elección por el gobierno de Sonora, entonces disipan la discusión con el argumento de que se trata de ataques con propósitos propagandísticos.

Pero la realidad es que la estafa está ahí, y de ganar el tándem Padrés-Gándara el atraco va a quedar impune.

La figura que emplearon para perdonarse millones de pesos en impuestos fue el Convenio de Colaboración Administrativa en Materia Fiscal Federal, que tiene como propósito que los estados ayuden a la cobranza de impuesto para beneficio de la población del estado correspondiente.

Pero lo que hizo Padrés fue todo lo contrario: utilizó el convenio para perdonarse impuestos él, perdonarle la totalidad de los impuestos a su candidato a gobernador, y beneficiar a empresarios ligados a él y al candidato Gándara.

En total le perdonó a empresas de su familia y cercanas a Gándara la cantidad de 776 millones 444 mil 315 pesos.

Se trata de un robo a los sonorenses y de una burla a los millones de mexicanos que en marzo y abril tuvimos que pagar impuestos como nunca antes.

Gándara negó que hubiese tal regalo fiscal. Y el gobernador de Sonora dijo que es un ardid electoral. Pero el SAT ya había tomado el tema en sus manos. Algo fuerte existe.

De confirmarse, tamaña estafa no puede quedar así ni ocultarse tras la cortina de humo de una elección.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Por el IPN, Chuayffet debe corregir o dimitir
Las insidias de un manipulador: Adolfo Gilly
AMLO a Jacobo: “usted no necesita preguntar”