Opinión

¿Los cajeros automáticos son zona de peligro?

 
1
 

 

Cajero automático de Banorte. (Arturo Monroy)

En el último año más de 32 millones de mexicanos han hecho uso de un cajero automático. Casi igual número lo ha hecho para retirar dinero y 23 millones para consultar su saldo.

La próxima vez quizá deba tener más cuidado y tomar precauciones antes de introducir su tarjeta de débito o crédito en un cajero.

En este año los reclamos por operaciones principalmente “no reconocidas” en los cajeros automáticos no sólo han ido en aumento, sino también el rechazo por parte de los bancos a reembolsar el monto reclamado por el usuario.

Mientras que en el primer trimestre de 2015 se reportaron 130 mil quejas por operaciones no reconocidas por un monto reclamado de 301 millones 168 mil 792 pesos, y de esos abonaron 67 por ciento a los clientes al reconocer la queja, en este año en ese mismo periodo fueron 164 mil 341 quejas, pero casi duplicándose el monto reclamado a 545 millones 354 mil 642 pesos, así como reduciéndose el abono por el reclamo a 41 por ciento.

Es decir, se tuvo una variación de 26 puntos porcentuales en detrimento del cliente, al no reconocer las instituciones bancarias la queja.

Todo lo anterior viene a cuenta porque especialistas en seguridad han lanzado la advertencia de que en los próximos meses los reclamos seguramente se incrementarán, ya que varias empresas fueron llamadas por diversos bancos, primero para frenar el hackeo que sufrieron sus cajeros y después para redoblar la seguridad.

Se encontraron 'hoyos' o vulnerabilidad en varias redes de cajeros, muchos de ellos ataques bien ejecutados por delincuente, en su mayoría con técnicas traídas de Europa y Sudamérica, esto porque México es hoy un mercado apetitoso y cada vez más bancarizado.

La forma en que han vulnerado los cajeros automáticos −igual de bancos chicos y grandes− es desde modificar el dispensador, robo de información 'cableando' el ATM, entre otros. Pero el método hasta ahora más novedoso es que incluso las tarjetas con chip, que se consideran son las más seguras, también son vulnerables ya que es posible sustraer información una vez utilizada en un cajero comprometido.

Un gran problema, desde el punto de vista de seguridad del sistema de tarjetas de chip, es que se asume que la terminal punto de venta (TPV) o el cajero automático a utilizar son 'seguros'.

Una terminal o cajero que coopere con el delincuente, ya sea por estar intervenido por malware o por operadores o empleados de comercio coludidos, puede ser usado para obtener códigos de autorización (ARQCs) válidos que pueden ser reutilizados luego para hacer transacciones fraudulentas. A este tipo de ataques se le llama de repetición. Si a esto se le suma el hecho de que en muchos bancos en México la implementación del sistema EMV para tarjetas con chip no ha sido el ideal; “hay la posibilidad de que se ataque al sistema”, asegura uno de los especialistas consultados.

Los bancos consideran que se deben tomar en serio la seguridad de los cajeros para no ser víctimas y sobre todo ahorrarle al usuario los malos momentos.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
¿Roban los bancos o las personas?
¿Por qué Banamex deja de patrocinar al América, Pumas y Tigres?
¿Satisfecho con tu banco, aseguradora o Afore?