Opinión

¿Sólo un diploma
y una foto?

 
1
 

 

Enrique Peña Nieto

Por estos días los convocados a evaluar el Premio Nacional del Emprendedor en sus distintas categorías han realizado su labor. Qué triste puede resultar el que no haya quien firme el diploma y que para cuando se entreguen los galardones aún no exista presidente del Inadem.

En todo caso, al margen de lo anterior, me parece que al premio le sigue faltando empoderamiento.

El Premio Nacional del Emprendedor cumplirá su quinta edición. Sustituyó al Galardón Pyme que fue el reconocimiento in house que concedía entonces la subsecretaría para las Pymes del gobierno federal. Ahí votaban los directores de área y el subsecretario palomeaba a los finalistas.

Llegó un hombre de confianza del presidente Peña y amigo personal para que se creara el Inadem y en lugar del Galardón se instituyera por ley la creación del Premio Nacional del Emprendedor.

Pero en la encomienda del Premio Nacional del Emprendedor, correcta sin duda, y con varias categorías, no se ve el músculo del gobierno federal en el Premio Nacional del Emprendedor. No se le ha visto desde su creación.

No gusta a los funcionarios del Inedem que se diga o publique que se quedaron cortos respecto a lo que significa premiar en serio a las empresas o los proyectos galardonados.

Si pensaron que la foto con el presidente y un diploma firmado por el primer mandatario era suficiente gala, se quedaron muy cortos.

Porque a los mexicanos nos encanta quedarnos atrás de lo que pudiéramos hacer. Le cito un ejemplo que poco tiene que ver con el ecosistema emprendedor pero habla de cómo las políticas públicas en México derrochan recursos.

Una joven mexicana disfrutó de una beca por el Conacyt para estudiar un posgrado relevante en materia de política públicas en favor del cuidado del medio ambiente. Esta muchacha regresó luego de poco más de dos años de estudiar en Alemania, en donde cursó sus estudios financiados por recursos públicos federales.

A su regreso ninguna institución le ofreció acomodo. Estuvo buscando insistentemente dónde aplicar el conocimiento adquirido. Finalmente en una delegación política de la CDMX se le ofreció un puesto infinitamente menor a su potencial y conocimiento, con un salario mensual menor a nueve mil pesos mensuales. La muchacha mexicana se tuvo que regresar a Alemania en donde trabaja desde hace cuatro años con puestos relevantes y salarios dignos. Dígame a quién benefició el recurso público. A México no fue.

El 'ecosistema emprendedor mexicano' se reúne para reconocer a los mejores casos de éxito y empeño en su interior. Lo hace ahora con mucho mayor profesionalismo en un sistema muy pulcro que descarta la posibilidad de que la 'mano negra' o la 'mano amiga' intervengan en el proceso.

La mayor parte de los casos premiados han sido posible por el apoyo de políticas públicas y la inversión correcta de recursos de la misma naturaleza.

Merecerían impulso durante un año, ponerles a su disposición consultorías en materia de mercadotecnia para desarrollar su mercado y mejorar su presencia como empresa, ronda con inversionistas de necesario, alternativas de exportación, encuentros con los despachos estatales de los que pudieran ser proveedores, entrevistas especializadas, rondas con diplomáticos de otras naciones, todo ello que en conjunto haría la diferencia en la historia de las Pymes. El caso de ejemplo se repite. Invertimos y luego damos la bendición a los premiados y que se rasquen solitos.

Enrique Jacob Rocha dejó el Inadem con aportes interesantes pero también con pendientes. Tendremos tiempo para escribir de ellos. En el caso que atendemos ahora, ciertamente, nos quedó a deber porque si lo único que puede hacer el gobierno federal por las Pymes premiadas es un evento digno de cada egoteca del emprendedor, sin músculo público invertido en el reconocimiento, la verdad es que qué triste.

Correo: etj@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Pymes de España y México, en reconocimiento de su potencial
Pátzcuaro replantea su perfil turístico
Emprendedores mexicanos en el país del 'ya merito'