Opinión

Socavón, ¿por las canijas prisas?

   
1
   

    

Continúa la habilitación del Paso Express de Cuernavaca, que cerraron tras el socavón del pasado 12 de julio.

Le pregunto a alguien que sabe de infraestructura que qué fue lo primero que pensó cuando supo de la noticia del socavón en el Paso Express. “Las prisas”, responde lacónico. Las prisas de un gobierno por inaugurar, coincide otra fuente consultada sobre qué factores pudieron haber incidido en la tragedia que provocó la muerte de dos morelenses el 12 de julio pasado.

A la espera del peritaje sobre lo que pasó y lo que no pasó en el kilómetro 93+600 de la México-Acapulco, es obligado regresar al contrato principal, con sus cuatro convenios modificatorios, para saber en dónde estaba la obra al momento del percance. Y lo primero que salta a la vista es que el socavón ocurrió apenas 12 días después de la fecha programada oficialmente para la terminación del Paso Express, que fue el 30 de junio.

Dicho en otras palabras, en la inminencia del periodo vacacional de Semana Santa, el presidente Enrique Peña Nieto inauguró la obra el 5 de abril, 85 días antes de la fecha de conclusión pactada en el cuarto convenio modificatorio del contrato 2014-17-CE-D-062-W-00-2014 de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes con las empresas Construcciones Aldesem, S.A. de C.V. y Epccor S.A. de C.V.

Como se dijo aquí ayer, originalmente la obra debió haber quedado, según lo acordado entre empresas y SCT, el 28 de noviembre de 2016.

Sin embargo, en el segundo convenio modificatorio se estableció como nueva fecha de entrega el 5 de enero de 2017. En ese convenio, el 2014-17-CE-D-062-W-00-2014-2, y que fue firmado el 13 de mayo de 2015, no hay cambio en el costo de la obra.

En el cuarto y último convenio modificatorio, que se encuentra en la página de internet de la SCT, con fecha del 5 de enero de 2017 (sí, la fecha en que debió haber quedado la obra se firmó una ampliación del plazo para la misma), se establece que la nueva fecha sea el “30 de junio de 2017, es decir, una ampliación de 177 días, representando un aumento de 24.25 por ciento en tiempo al originalmente pactado de 730 días calendario”. (http://bit.ly/2uuGksX)

El convenio detalla que ese aumento en el tiempo se debe –entre otros factores– a “la construcción de 18 mil metros lineales de drenaje pluvial, no previstos inicialmente en la forma E-7” (punto cinco del convenio), y a “la construcción de 780 metros de colector de tubería de concreto de 2.44 metros de diámetro que afectan las terracerías, bases y pavimento del Km 91+080 al Km 91+820 del lado derecho”.

Además, las constructoras argumentaron que la recalendarización se hacía necesaria por, entre otras cosas, “la insistencia de los habitantes de las diversas zonas por las que se desarrolla la obra, solicitando que se difundan los alcances y condiciones del proyecto”. Habrá que solicitar opiniones de los pobladores, y comprobantes de las empresas, de que tal cosa haya sucedido.

Finalmente: el contrato establecía que una vez que las empresas entregaran la obra, cosa que debió haber sucedido el 30 de junio, la SCT tendría diez días para verificar la debida terminación. Aunque también la dependencia podía hacer recepciones parciales cuando “a su juicio existieran trabajos terminados y sus partes sean identificables y susceptibles de utilizarse”.

Más dudas: ¿quién recibió en la SCT la parte en que ocurrió el socavón; quién dijo que era susceptible de utilizarse; con base a qué criterios determinó eso? ¿No será que a Ruiz Esparza le ganaron las ganas de regalarle la foto al señor presidente inaugurando una obra que iba a terminarse, en el mejor de los casos, tres meses después?

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Socavón, preguntas desde el contrato
CDMX, ¿el fin de la inocencia?
Uber, asaltos sin respuesta