Opinión

Sobe el “irónico” comportamiento de los capitales hacia México

 
1
 

 

dólar


En este espacio se ha hablado de los altos niveles de incertidumbre que rodean tanto a las perspectivas económicas como a los niveles de las principales variables financieras locales. Sin duda, uno de los principales epicentros de dicha incertidumbre es la nueva relación económica y diplomática entre en México y EUA. En este contexto, las perspectivas apuntan hacia un año de menor actividad económica y alta volatilidad financiera. Sin embargo, las recientes cifras de inversión extranjera en los mercados locales parecen sugerir un panorama distinto.

Resulta importante recordar que en el marco de un segundo semestre del 2016 bastante importante en términos de entrada de flujos de capitales hacia los valores financieros en los mercados locales; en noviembre dichos flujos ascendieron a cero en el neto. Lo anterior se contextualiza en un mes difícil en términos de volatilidad financiera tras conocer los resultados de la elección presidencial en EUA en el contexto de fuertes declaraciones del candidato Donald Trump respecto a la relación México-EUA.

Sin embargo, tan solo un mes después, tales flujos extranjeros repuntaron fuertemente en diciembre y llevaron a un importante entrada de 7.8 mil millones de dólares en 2016, buena parte de estos registrados entre octubre y diciembre. Dichos flujos constituyeron un avance cercano a 60% respecto al año previo.

En la misma línea, durante enero del 2017, los flujos netos de inversión extranjera ascendieron a 1.9 mil millones de dólares –muy cerca de los 2.1 mil millones de dólares de entradas promedio mensuales durante el cuarto trimestre del año previo. De hecho, dichas entradas se distribuyeron entre el mercado de renta fija (bonos) y el de renta variable (bolsa).

En específico, al mercado de bonos (en su mayoría gubernamentales) entraron 1.2 mil millones de dólares. En especial, el interés de los extranjeros se concentró en los Bonos M (bonos gubernamentales a tasa fija y en pesos) donde entraron recurso extranjeros cercanos a los 3.7 mil millones de dólares. La diferencia la explican la inversión en Cetes y Udibonos. En especial, se registró un flujo negativo en cetes por 1.95 mil millones de pesos, aunque explicado en buena medida por vencimientos que no fueron renovados.

En la misma línea, se registró una entrada de inversión foránea a bolsa de casi 700 millones de dólares, monto muy cercano al promedio mensual de entrada durante 2016 –un año en que los extranjeros mostraron un fuerte apetito por las acciones locales.

Así, la direccionalidad de la inversión extranjera en mercados mexicanos a partir de las elecciones presidenciales en EUA no parece hablar de una perspectiva negativa para la economía y los mercados locales. Por el contrario, dicha inversión pareciera estar viendo “a través de la volatilidad” y validado la sensación de apetito por activos financieros locales.

Puede haber varias razones para tal comportamiento. En mi caso, pensaría que en general los altos niveles de diferenciales de tasas de interés y depreciado tipo de cambio observados a principios de noviembre pasado internalizaban un escenario mucho más pesimista que el justificado por las expectativas de los inversionistas externos. De esta forma, el comportamiento de los flujos referidos podría hablar de implicaciones mucho menos adversas respecto a la nueva relación México-Estados Unidos, al menos ante los ojos de los capitales extranjeros.

Respecto a las implicaciones de una alta proporción de participación extranjera en nuestros mercados y las acciones de política orientadas a coadyuvar en su estabilidad, estos serán temas que forzosamente abordaremos aquí en el futuro cercano.

El autor es subdirector de Análisis de Mercados Financieros para México en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twiter:@joelvirgen

También te puede interesar:

Las profecías autocumplidas de 2017

Trump y la incertidumbre de pronóstico

¿Qué están pensando los mercados mexicanos?