Opinión

SMB Contigo microfinanzas, seguridad alimentaria y desarrollo territorial

12 diciembre 2017 5:0
Etiquetas
 
1
 

 

Pobreza

El próximo 15 de diciembre será la inauguración de la sucursal SMB Contigo en la ciudad de Pahuatlán, Puebla. La inauguración de esta nueva sociedad financiera comunitaria marcará un hito en las microfinanzas rurales y en las estrategias de desarrollo social y económico en el ámbito rural. Es más, estamos seguros que este modelo marcará un antes y después en la disminución de la pobreza de la región de Pahuatlán en donde habitan aproximadamente 21,000 habitantes distribuidos en 30 localidades (29 catalogadas con alto grado de marginación y 2 con muy alto grado de marginación), y en donde alrededor de 11,000 habitan en 11 localidades con más del 40% de presencia de población indígena (Ñañu y Náhuatl).

Los servicios financieros de SMB Contigo están integrados a un modelo de desarrollo territorial que desde hace más de cinco años lleva a cabo la Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social (Amucss) en la región de la mano de su agencia de desarrollo local Sierras Verdes. El modelo consiste en una intervención para la inclusión financiera y la inclusión económica a través de la asistencia técnico productiva y la gestión de microempresas rurales vinculadas a cadenas de valor. Este trabajo conjunto entre un intermediario financiero y una agencia de desarrollo local permite al mismo tiempo, diseñar productos de crédito adaptados a las actividades económicas locales tales como la producción de café, miel, leche, así como de actividades locales comerciales y de servicios.

En muchas ocasiones, la gestión de microempresas rurales ha fracasado, tanto las que son impulsadas por programas de gobierno, como las que han sido apoyadas por financistas privados. Nuestra experiencia nos indica que estos fracasos se deben a que casi siempre se pone énfasis en el proceso productivo, dando por sentado que la parte empresarial y la inclusión financiera llegarán por sí solas, lo que explica en gran parte el fracaso. Los programas de gobierno subsidian la adquisición de activos productivos pero no proveen la asistencia técnica, mucho menos hacen concurrentes los servicios financieros y ni siquiera llegan a pensar en si la producción será comercializada, ya que eso es materia de otros programas de gobierno o de otras dependencias que jamás se coordinarán o pondrán de acuerdo para lograr un crecimiento endógeno real pues los incentivos de los funcionarios públicos son divergentes más que convergentes.

En ocasiones se ha pensado que debería existir un solo programa de subsidios que abarque todas las etapas y necesidades para que un productor que hoy produce para el autoconsumo o en pequeña escala, pueda llegar a vincularse con el mercado, pero tampoco es la respuesta porque un solo programa que abarque todos los apoyos sería insuficiente para cubrir a todos los productores de forma oportuna.

En nuestra visión, la concurrencia de apoyos y necesidades se logra con la gestión de abajo hacia arriba, con la participación activa de organizaciones sociales e intermediarios financieros que trabajan para la misma población objetivo pero con distintos incentivos.

Nuestros más de veinte años de experiencia en el medio rural, trabajando en inclusión financiera para la erradicación de la pobreza, nos han enseñado que ahorro y crédito sin apoyo productivo y empresarial está destinado a convertirse en ahorro limitado y crédito de consumo. Los subsidios a proyectos productivos sin acceso a sistemas financieros y asistencia técnica que encamine esa producción al mercado no sobrevive más allá de un ciclo agrícola. Finalmente, está la organización económica, un activo dilapidado en el medio rural debido a la migración, la inseguridad y la pobreza. Este esfuerzo converge a lograr que de manera individual o colectiva, los productores dialoguen en un esfuerzo por generar economías de escala que los hagan mucho más competitivos en el mercado.

En este análisis, nuestra asociación ha configurado este modelo de intervención en la región, en el cual todavía hacen falta más ingredientes para poder transformar la realidad territorial. Uno de estos temas tiene que ver con el acceso a Internet de banda ancha que no sólo permitirá masificar servicios financieros sino facilitar acceso a información, lo que hará mucho más eficientes a los productores. En este sentido, se está trabajando de la mano de SCT para dar la cobertura necesaria a través del programa México Conectado. El otro tema pendiente es el ambiental, en donde la asistencia técnico productiva se orientará a formas de producción climáticamente inteligentes. Estos son dos aspectos en los que este modelo seguirá delineándose hasta transformar el rostro de Pahuatlán y sus comunidades, lo que quiere decir, hasta haber logrado reducir la pobreza de los hogares que trabajan bajo este esquema.

Es por ello que la inauguración de la sucursal SMB Contigo en Pahuatlán, de la mano de Sierras Verdes y Amucss constituyen un paradigma en la teoría y práctica del desarrollo económico y combate a la pobreza. Los resultados comienzan a verse en la región, donde el dinamismo de los productores de café, miel o plantas medicinales después de varios años de esfuerzo ha logrado que muchas familias superen la pobreza alimentaria en la que se encontraban y ahora trabajan por romper la trampa de pobreza que les aqueja en forma definitiva.

*Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social.

Correo: isacruzh@gmail.com

También te puede interesar:
AMLO: Propuesta financiera para el campo
Diálogos por la inclusión financiera de migrantes y comunidades de origen
Mujer rural y alimentación: oportunidad y resiliencia en el siglo XXI

Sign up for free