Opinión

Sin definir, 'supermartes'

 
1
 

 

Hilary Clinton

Analizando los resultados del supermartes sería fácil asumir que podría haber más certeza de quién será el siguiente presidente de Estados Unidos. Encuestas publicadas por CNN horas antes de que salieran a votar en las primarias y los caucus en 12 estados este primero de marzo sugerían que ambos candidatos demócratas le ganarían a Donald Trump: el senador Bernie Sanders ganaría con 55 por ciento versus 43 por ciento del controversial empresario, y la exsecretaria de Estado Hillary Clinton tendría menos margen, pero también saldría victoriosa con 52 por ciento versus 44 por ciento.

Esta encuesta es representativa del mundo al revés que ha sido este proceso electoral, ya que la tradicional “sabiduría” que parecía regir los procesos electorales del pasado, simple y llanamente no aplica en las elecciones presidenciales 2016. La encuesta de CNN señala que Sanders, el demócrata que tiene menos posibilidades de ganar la candidatura de su partido (basándonos en los resultados de este supermartes, tiene más posibilidades de ganarle a Donald Trump, candidato puntero en su partido, pero repudiado por los republicanos.

Simplemente ni las encuestas, los analistas, los expertos electorales, los políticos, los candidatos, ni la historia electoral nos permiten predecir cuáles serán los resultados del 8 de noviembre ni quién será el futuro presidente de Estados Unidos.

Ante esta incertidumbre hay varias tendencias y situaciones que seguir para entender no sólo lo que podría suceder, sino cómo gobernará la o el siguiente presidente estadounidense.

Voto hispano. De nuevo las encuestas señalan que es imposible que un candidato sea electo sin el apoyo de 40 y 47 por ciento de los 27 millones 300 mil posibles electores latinos. The Christian Science Monitor analizó una reciente encuesta conjunta del Washington Post y Univision, donde destacan que ocho de cada diez votantes hispanos tienen una opinión desfavorable sobre Donald Trump y más de siete de cada diez tienen una opinión “muy desfavorable”. Entonces los hispanos tienen en Trump peores impresiones –más del doble– que cualquier otro de los principales candidatos.

La encuesta del Washington Post y Univision revela que ocho de cada diez votantes hispanos apoyarían a un futuro presidente que avale un posible proceso de legalización y apoyo a los indocumentados.

Los datos concluyen que ganaría el candidato demócrata, ya sea Clinton o Sanders. Pero hay que recordar que estas conclusiones sólo serán realidad si salen a votar en masa los hispanos, si no surge otro grupo, como los ultraconservadores o los evangelistas que salgan a votar en números nunca vistos, o si no se divide el voto hispano entre los electores de descendencia mexicocentroamericana, con otros electores latinos. Es decir, nada es seguro en este escenario.

División republicana. Aunque Donald Trump ha tomado distancia del Partido Republicano (de hecho al inicio amenazó con lanzarse como candidato independiente si no obtenía la candidatura de su partido), el hecho es que la estructura partidista a nivel nacional sí cuenta en cuestión de recursos y promoción del voto. Además de sus contradicciones, Trump podría impactar las elecciones legislativas nacionales, gubernaturas y elecciones locales para los republicanos tradicionales, además que el establishment no cree que Trump ganará la presidencia. Esto se traduce en que la única alternativa que tienen los republicanos para detenerlo será asegurar que no obtenga los mil 237 delegados que requiere para ser el candidato y dejar que sea en la Convención Republicana en julio donde se negocie la candidatura.

Escándalos no resueltos. Entre la renuencia de Donald Trump de hacer públicas sus finanzas por probables irregularidades y la posible investigación penal en contra de la exprimera dama Hillary Clinton por haber usado un servidor privado “por conveniencia” para enviar emails.

Un aproximado de 100 agentes del FBI se dedican a investigarla a ella y a sus asesores por posibles violaciones a los protocolos para manejar documentos e información clasificada. Seguramente no será hasta después de que se defina quiénes son los candidatos por cada uno de los partidos, cuando surja información más detallada sobre estos y otros posibles esqueletos en el clóset.

El independiente. Finalmente, no olviden el nombre Michael Bloomberg, exalcalde de Nueva York, quien amenaza con lanzarse como candidato independiente inyectando mil millones de dólares de su bolsillo para este propósito. Las probabilidades que gane son remotas, pero podría estropear las elecciones, asegurando que ninguno de los dos candidatos obtengan los delegados suficientes llevando al Congreso estadounidense a que defina quién será el presidente de Estados Unidos.

Twitter: @Amsalazar

También te puede interesar:
El “elefante blanco” en la sala
Discursos que hacen historia
Visita a un “pedacito de guerra”