Opinión

Sigilo y eficacia

El sigilo con que se trabajan temas centrales de la administración de Peña Nieto es un atributo importante para entender su estilo de gobernar: se hace política sin ruido; se opera con eficacia; se trabaja con disciplina. El sorpresivo anuncio del Pacto por México fue el primer ejemplo claro y trascendente de esta dinámica. El anuncio del nuevo aeropuerto es tal vez el segundo más importante.

El tema se manejó bien desde un inicio. Primero, todavía en la transición de 2012, se convenció al gobierno que salía de que no era prudente anunciar que los terrenos que se usarían para el nuevo aeropuerto son 100 por ciento federales. Ya en esta administración el secretario de la SCT habló durante meses de la “ampliación del actual AICM”. A todas luces la propuesta era equivocada, pero le fue útil para ganar tiempo.

El tiempo que se ganó se utilizó con eficacia: se armó el equipo que conduciría este proceso, encabezado por un exgobernador de Hidalgo (entonces promotor de Tizayuca) y un financiero con gran experiencia y carrera en la banca de desarrollo. Después se invitó a un “estudio de mercado” a ocho mancuernas de arquitectos mexicanos y extranjeros a hacer una propuesta para el nuevo aeropuerto. Para ello recibieron un detallado plan maestro realizado por una empresa de ingeniería extranjera. Se llevó a cabo un escrupuloso proceso de análisis y evaluación de los ocho proyectos. Este breve resumen de hechos finalizó con el anuncio del 1 de septiembre por el presidente Peña, así como las presentaciones de toda la semana pasada y esta: proyecto ganador, inicio de obras a la brevedad, plan hídrico en la zona, cercanía con los inconformes.

Así terminó el sigilo de meses. El anuncio ha sido aplaudido casi de manera generalizada. En el futuro, durante el desarrollo del proyecto y en su puesta en marcha, no debe haber sigilo. Al contrario, ahora debe prevalecer la transparencia. ¿Quién construye? ¿Cómo es la licitación? ¿Quiénes serán los proveedores de servicios, tecnología, equipos, etcétera? La mayor obra de infraestructura del sexenio requiere de la mayor transparencia y rendición de cuentas del sexenio. Debe ser el ejemplo de una verdadera nueva ética en el ejercicio y desempeño del gobierno.

Twitter: @julio_madrazo