Opinión

Siete hitos de la elección

 
1
 

 

Siete hitos de la elección.

Hay hechos políticos derivados de la elección de ayer que van a requerir analizarse con detalle, pero hay algunas tendencias que, a la hora de escribir este texto, ya pueden perfilarse.

1.- El PRI resultó el partido más votado. Imagine por un momento que éstas hubieran sido las elecciones presidenciales. Claramente, el PRI –junto con su eventual alianza con el Verde– sería el claro triunfador, a pesar de los niveles relativamente bajos de aceptación de la política del gobierno actual. Como ocurrió hace un año en el caso de las elecciones federales, tendrá que evaluarse con cuidado por qué hay muchos que votan por el PRI. ¿Es la inercia? ¿Es la maquinaria política? ¿Es la compra de votos? Lo que sea, tiene que haber respuestas claras.

2.- Morena sin duda creció pero estuvo lejos de lo que algunos, tanto entusiastas como detractores, esperaban o temían. El caso más notorio es el de Veracruz, la entidad en la que algunos creían que Cuitláhuac García realmente podía convertirse en gobernador de la entidad. No es el caso de la Ciudad de México, donde todo indica que Morena sí logrará aparecer claramente con el mayor número de votos para los constituyentes electos a la Asamblea, pese a que la participación ciudadana fue muy baja respecto a niveles previos.

3.- El PRD quedó diluido detrás del PAN. Como aquí preveíamos, sólo fue competitivo en Tlaxcala, la única entidad en la que claramente hubo una competencia cerrada entre tres fuerzas políticas. En casi todos los otros lugares hubo competencia entre dos. También la excepción es el DF, entidad en la que claramente aparece en segundo lugar, muy por arriba de otras fuerzas políticas pero por debajo de Morena.

4.- El PAN fue competitivo y consolidó su segundo lugar. El blanquiazul ganó claramente Puebla y fue competitivo en al menos otras cinco entidades cuyo resultado aún está en el aire. Sin duda los panistas se van a consolidar claramente como la segunda fuerza política del país en términos del número de votos recibidos.

5.- El proceso electoral no terminó ayer. A diferencia de lo que pasa en otros países, en México no hay aceptación de la derrota aunque los números así lo digan. Por esa razón, creo que vamos a tener varios procesos electorales que se van a ir a tribunales. Y lo peor del caso es que las decisiones del INE y del Tribunal Electoral, en los últimos meses no han dado lugar a la certeza.

6.- Las elecciones no tuvieron incidentes mayores. Este hecho no debiera ser relevante. Sin embargo, debido al tono que tuvieron las campañas electorales, existía el temor fundado de que los problemas fueran más graves en la jornada de ayer. Afortunadamente no fue este el caso. Sin embargo, ello no determina que hechos previos puedan dar pie a cuestionar la legalidad del proceso.

7.- Van a ponerse a debate las reglas del proceso electoral. Pese al hecho de que no hubo incidentes mayores, los partidos no parecen satisfechos con las actuales reglas. Creo que al paso de las próximas semanas veremos cómo se decanta la demanda de cambiar el modelo de comunicación político-electoral, así como otros aspectos de la elección completa.

Seguiremos con estas reflexiones.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El significado de las elecciones del domingo (II)
El significado de las elecciones del domingo (I)
¿Cómo nos va en la vida?