Opinión

Si Anaya se agandalla…

  
1
  

  

Anaya

El PAN está arriba como partido en intención de voto en el país, lo que le pone en la ruta de regresar a Los Pinos. Salvo que ellos se saboteen.

Y no es una eventualidad remota que los panistas, o los equipos de sus aspirantes presidenciales, se destacen en la lucha por el poder.

En el Estado de México llevan las de ganar, pero la dirigencia estatal está hecha añicos por los pleitos internos y van a desperdiciar esa oportunidad de oro. Algo han aprendido en su paso por el poder, y es el canibalismo.

A nivel nacional están bien posicionados, pero luchar contra López Obrador y contra el PRI en 2018 no será un día de campo. Necesitan unidad.

Ante la pérdida de fuerza del Revolucionario Institucional, se ve al PAN como una opción viable para evitar la tragedia nacional que significaría la llegada de AMLO a Los Pinos.

López Obrador rendiría protesta en diciembre de ese año, aunque no sabemos cuándo abandonaría la morada de los presidentes de México.

La gran pregunta es si los panistas se van a mantener unidos en su proceso de selección de candidato presidencial, o la cercanía de la victoria los va a deslumbrar y agitará las ambiciones personales de los aspirantes.

Hasta ahora hay tres figuras con claras posibilidades de alzarse con la candidatura panista el próximo año: Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Rafael Moreno Valle.

Los tres tienen pros y contras, defectos y virtudes, pero de éstas últimas sólo una va a ser la definitiva para que su partido esté en posibilidad de recobrar la presidencia: disciplina.

Un partido sin disciplina no tiene posibilidades de llegar a ningún sitio. Veamos lo que ocurre en el PRD y demos vuelta la página.

Si Anaya se agandalla con la candidatura, con reglas hechas a su modo y un padrón manejado al gusto, Margarita no se va a prestar a la pantomima y será una opción de otro conglomerado de fuerzas, lo que partirá al PAN en dos. O en tres.

Anaya tendrá que dejar la presidencia del PAN –supongo que después de las elecciones en Estado de México– y buscar de manera abierta la candidatura presidencial.

Y si Margarita no acepta que Anaya sea el candidato a pesar de haber ganado la candidatura por las buenas, y se va como una cuarta opción tras la presidencia, el PAN y ella van a salir derrotados.

Moreno Valle aún no se ha movido de manera abierta tras la candidatura, y habrá que esperar a que lo haga para valorar sus posibilidades. Hasta ahora no hay acciones de su parte que lo ubiquen como potencial rupturista dentro de Acción Nacional.

Margarita es la carta fuerte en las encuestas… al día de hoy.

Las cosas pueden cambiar si Anaya gana el Estado de México.

De darse ese triunfo, tal vez las posibilidades del queretano se eleven a las nubes y deba dejar la presidencia de su partido cuanto antes para buscar de manera abierta y disciplinada la candidatura blanquiazul. 

Pinta de colores la situación para que el PAN sea el rival de AMLO en 2018. Pero las ambiciones personales o de grupo pueden llevar a un descalabro panista que lleve a López Obrador al poder, o sostenga al PRI en la silla presidencial.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:

Defender a México de la CNTE
A AMLO se le cayó el teatrito
Sin cambios y a la baja