Opinión

Sexenio del empleo formal

 
1
 

 

Desempleo empleo en Mexico (cuartoscuro)

En las últimas semanas, con base en el número de asegurados ante el IMSS, se ha promocionado mucho que este es el sexenio del empleo.

Se señala, en particular, que ‘por primera vez en la historia hemos generado tres millones de empleos formales en un solo sexenio, algo que ningún gobierno había logrado’. En este artículo evalúo esta aseveración tomando en cuenta no sólo a los asegurados en el IMSS sino también las estimaciones de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) para este sexenio y el anterior. La conclusión es que el crecimiento del mercado de trabajo en los dos sexenios es similar, lo que ha cambiado significativamente es la composición, hay un crecimiento mucho mayor en los ocupados formales en este sexenio que en el anterior. Lo cual es una muy buena noticia.

En México se utilizan tradicionalmente dos fuentes para medir la evolución del empleo: los registros administrativos del IMSS y la ENOE. Ambas fuentes tienen ventajas y desventajas, en el primer caso, se trata de una forma muy económica de generar información y se tiene una enumeración completa de ocupados asegurados (si bien algunas empresas incluyen a sus familiares como afiliados aunque no estén en el mercado de trabajo). Las desventajas son las de cualquier registro administrativo, es más fácil tener actualizadas las altas y más complicado tener al día el registro de las bajas, pueden existir algunos duplicados y no se conoce si se trata de un nuevo empleo o de alguna persona que pasó del sector informal al formal. La ENOE proporciona mayor información, pero tiene un costo mayor y como todas las encuestas probabilísticas está sujeta a errores de muestreo, no incorpora por diseño a las viviendas colectivas y quien responde el cuestionario generalmente es un informante indirecto.

Los datos son los siguientes. El crecimiento en el número de asegurados en el IMSS entre diciembre de 2006 (13,678,492) y octubre de 2011 (15,315,651) fue de 12.0 por ciento, lo que contrasta con el crecimiento registrado entre diciembre de 2012 (16,062,043) y octubre de 2017 (19,428,916) que asciende a 21.0 por ciento.

En el caso de la ENOE y aclarando que esta encuesta no publica datos de trabajadores afiliados al IMSS, sino de trabajadores cuyo empleo les provee la seguridad social, el IMSS o cualquier otra institución, los datos son los siguientes: el número de personas ocupadas en nuestro país entre el cuarto trimestre del 2006 (43, 942,607) y el tercer trimestre del 2011 (47,350,681) creció un 7.8 por ciento, cifra muy similar a la registradas entre el cuarto trimestre del 2012 (48,822,271) y el tercer trimestre del 2017 (52,438,646) que fue de 7.4 por ciento.

No obstante lo anterior, los crecimientos registrados, en los mismos periodos, de los ocupados con acceso a servicios de salud (formales) es muy diferente entre un sexenio y otro (2.9 por ciento vs. 10.7 por ciento). Por ello me parece que al sexenio del empleo habría que ponerle el apellido de ‘formal’, lo cual no demerita el logro alcanzado.

Un comentario adicional. En la publicidad gubernamental frecuentemente se utilizan cifras absolutas (número de empleos generados) para comparar con sexenios anteriores lo cual es incorrecto.

No pueden compararse los empleos que se pueden generar con la estructura productiva actual que los que podrían generarse con la que existía en el sexenio del presidente Zedillo, por ejemplo. Si utilizáramos las cifras absolutas del PIB para efectos de comparación, prácticamente todos los presidentes podrían anunciar que su sexenio es el sexenio de la producción porque el PIB en términos reales (descontado la inflación) es mayor que el de su antecesor. Lo correcto es utilizar términos relativos, por ello se utiliza el crecimiento del PIB en términos porcentuales; aunque entiendo la dificultad para comunicar un crecimiento porcentual en los empleos vs. el número absoluto.

*El autor es profesor asociado del CIDE.

También te puede interesar:
Agenda del sector privado desde el ámbito público (III)
La cuarta revolución industrial, entre la sorpresa y la preocupación
Una historia que no quisiéramos contar