Opinión

Seres de otro mundo,
y despedida

 
1
 

 

Gamés.

Gil no da crédito y cobranza. Hay seres humanos que actúan como si vivieran en otro planeta del sistema solar. Pongamos el caso extraordinario de José Antonio Estefan Garfias, candidato de la Coalición con Rumbo y Estabilidad para Oaxaca (PRD-PAN). Este hombre ha dicho una gran verdad allá en Matías Romero: “desde cada trinchera evitemos el regreso de la corrupción de quienes han gobernado, ellos han demostrado que no les interesa el desarrollo de nuestra tierra. Cambiemos esa realidad y abonemos para mejorar nuestra entidad, el pueblo de Oaxaca”.

A la persona que dice que no hay que permitir que regrese a Oaxaca la corrupción, su periódico EL FINANCIERO le ha señalado cuentas bancarias en Estados Unidos por 28 millones de dólares. El señor habita otro planeta donde él es un ser de probada honestidad. Cretinismo ufano, le llama Gil. Sí, tengo 28 millones de dólares cuyo origen no sabría explicar, pero no dejemos que la corrupción regrese.

El candidato del PRD-PAN ha dicho además que dará un impulso poderoso a la cultura: “Todas las acciones de mi gobierno estarán vinculadas a fortalecer la identidad cultural, pues es una realidad que una sociedad que vive en el arte es más humana”. No se lo tomen a mal los artistas a Gilga, pero está muy raro que un electorado permita que un político que ha acumulado 28 millones de dólares sea su gobernador.

Gamés ama el arte, lo idolatra, mju: “la riqueza de Oaxaca es vasta y ha visto nacer a grandes artistas y por ello merecen un futuro próspero y de oportunidades”.

Dice Estefan, o Estafan Garfias que “hay que blindar el arte desde una dimensión financiera para que pueda subsistir la producción y que la cultura se convierta en un capital económico”. Ah, los mecenas; ah, los filántropos.

Ahora mal sin bien: los dineros de incierto origen y los arreglos de El Coco Castillo (en la foto) y los desarreglos de Cué, ¿hacen de Alejandro Murat un buen candidato? Desgracia, pero no, de ninguna manera. Gil recordó uno de los subrayados de Giovanni Sartori que publicó en esta página: “La premisa de un sistema electoral perfecto (casi perfecto) es que deben estar prohibidas las coaliciones. Cada partido se debe representar solo, proponiendo un solo candidato. De esta forma cada partido tiene un interés en representar a su mejor candidato o, en todo caso, al candidato considerado electoralmente más fuerte, y los partidos minúsculos desaparecen solos”. ¿Cómo la ven? Dicho esto sin la menor intención de un albur electoral.

NEANDERTAL
Los muchos contactos políticos de Gil le han permitido escuchar la conversación telefónica del exgobernador de Oaxaca José Murat en la que se refiere a la entrevista que Joaquín López Dóriga le hizo a Alejandro Murat, candidato de la alianza priista con el priismo Juntos Hacemos Más al gobierno de Oaxaca. Murat, le père, lanza rayos y centellas, víboras y asteriscos contra López Dóriga. Un neandertal habría sido menos salvaje. Pedernal en mano, Murat, le père, profiere mil insultos por minuto, enojadísimo porque López Dóriga dijo en la entrevista que Ulises Ruiz, otro neandertal, es enemigo de Murat, le père. En el futuro, dentro de 47 mil años, en el valle alemán de Neandertal, un paleoclimatólogo encontrará los restos de un ser extraño: estos huesos pertenecieron a José Murat, miembro de la tribu del priismo del pelistoceno. Como diría la extinta mamá de Gilga: qué boquita.

LA DESPEDIDA
Hace un poco más de dos años, Enrique Quintana invitó a Gilga a esta página del Fondo. Según las cuentas de ese tiempo han pasado 480 entregas con dos o tres ausencias. Mienten los que afirman que Gamés tropezó jueves y viernes con una cáscara de Glenfiddich.

Sobra, pero no sobra decir que ni una sola vez Gil tuvo con el director un no, una corrección a sus textos, una sugerencia editorial. Nunca es nunca, como decía el extinto padre de Gamés. Manuel Arroyo, por su parte, le dio casa editorial a las variedades de esta página. A ambos, el autor de esta columna les da las gracias. Pablo Hiriart, viejo conocido de Gil lo admitió de nuevo entre sus articulistas. Gamés estaba a punto de sacar del baúl de los recuerdos la boina con su estrella roja, ponérsela en la sesera y decir: otras tierras del mundo reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos, pero quizá sería un poco demasiado. Anjá, mju.

La máxima de Gilbert Keith Chesterton espetó en el ático de las frases célebres: “el periodismo consiste esencialmente en decir ‘lord Jones ha muerto’ a gente que no sabía que lord Jones estaba vivo”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Grandes revelaciones
La Corregidora
Maestro ciruela