Opinión

Seis desafíos para el 2015


1


Módulo especial Enrique Quintana Seis desafíos para el 2015

El año que comienza estará lleno de todo tipo de desafíos para el país.
Le enumero sólo algunos de los que se pueden visualizar.

1- El Presidente requiere recuperar su credibilidad y liderazgo. Los acontecimientos que se vinieron sucediendo desde finales de septiembre mermaron la fuerza de la figura presidencial. La dimensión del programa reformista que este gobierno emprendió requiere de un Presidente fuerte para enfrentar las múltiples resistencias que han surgido y surgirán por la afectación de intereses en la medida que las reformas se hagan efectivas. Para recuperar esa fuerza, a mi parecer, ya no son suficientes los cambios graduales, se requiere un verdadero golpe de timón.

2- La sociedad necesita convertir la energía para reclamar y protestar en capacidad propositiva. De lo contrario, la emergencia de movilizaciones callejeras o virtuales; la conciencia de la capacidad para reclamar y vigilar, se van a diluir gradualmente sin ningún resultado concreto, sin que esto quiera decir que no vayan a reaparecer después. Pero de esta ola que vimos, puede no quedar nada.

3- Los partidos políticos van a necesitar mostrar otra cara en las elecciones federales y locales que tendremos. Si persisten los discursos gastados, la selección de candidatos en función del interés de grupos y las campañas como siempre han sido, quizás pudiéramos tener unas elecciones de junio verdaderamente desangeladas, con muy alto abstencionismo. Pero al mismo tiempo, lo atípico de la circunstancia puede convertir a este proceso electoral en uno de los de mayor participación ciudadana en la historia, si los electores percibimos un cambio real en la forma de hacer política.

4- Si bien las empresas exportadoras van a tener un año muy bueno por efecto del arrastre de la recuperación económica de los Estados Unidos, el desafío seguirá para el mercado interno, que el año pasado se quedó rezagado. Y para ello, se necesita de entrada una recuperación importante de la confianza de los consumidores y de los empresarios. De allí también el necesario golpe de timón.

5- Se tendrá que preparar un nuevo esquema fiscal para 2016. La oportuna adquisición de las coberturas para 2015 permitió asegurar un nivel razonable para los ingresos fiscales federales. Pero ya no será posible hacerlo con el mismo nivel de cobertura para el año que viene, así que –si el mercado petrolero sigue como ahora–habrá una fuerte pérdida de ingresos, que tendrá que compensarse de algún modo. La estrategia para hacerlo deberá ser una de las principales discusiones de este año.

6- Las empresas deberán seguir con su cambio estructural. Más allá del ritmo económico, en el ámbito micro las firmas deberán dar otro paso para ser más rentables y sólidas. Esto quiere decir, identificar mejor las oportunidades y reaccionar con mayor celeridad, al mismo tiempo que proseguir con la larga marcha hacia la eficiencia pues las amenazas del entorno van a seguir presentes.