Opinión

Seguridad o libertad

 
1
 

 

ME. Esfuerzos anticorrupción en México carecen de urgencia.

Observaba Tocqueville, durante su periplo por Estados Unidos, que ante la disyuntiva: seguridad o libertad, en el país de los libres, estos preferirían siempre la seguridad aun a costa de sus libertades.

La sociedad mexicana está a merced de la delincuencia. Trátese de los asaltantes en el periférico, en la calidez del hogar, en el solaz del restaurante, en la provisión de servicios deficientes o mediante el abierto despojo por parte de funcionarios corruptos.

Ante la imparable astucia de los criminales, que, aparentemente sorprenden a la autoridad con su ingenio, un iluminado padre de la patria, ha sugerido la brillante idea de que la sociedad se arme y asuma una responsabilidad que, bien entendida, es, precisamente, la que da origen al Estado, a sus obligaciones de propiciar y asegurar la armonía social y, desde luego, justifica el suculento salario con que se remunera su patriótica gestión.

La corrupción, la indolencia y la incapacidad de las instancias encargadas de la gobernanza de esta nación, han transferido cómodamente su responsabilidad a las Fuerzas Armadas, sin el respaldo estructural, funcional y, sobre todo, legal, que es obligado, a efecto de que ellas puedan garantizar, mínimamente, el orden interno y la tranquilidad social.

Es pertinente considerar que el ataque en Culiacán a fuerzas militares produjo indignación, no sólo en los soldados, sino en la sociedad y la exigencia de una respuesta enérgica, factores determinantes que incluso vienen a cuestionar la actuación de las instancias defensoras de los derechos humanos.

La sociedad está desesperada y temerosa, y exige del Estado, con justa razón, y paga para ello una considerable parte de su ingreso, protección y seguridad que le garantice no sólo su supervivencia, sino un mínimo disfrute y expectativa de felicidad.

La libertad, como derecho fundamental consignado en las máximas leyes de la nación, debe ser garantizada por el Estado y requiere como condición sustantiva una mínima dosis de seguridad.

El autor es catedrático de la Universidad Anáhuac México Norte.

También te puede interesar:

Reto al Estado

La refundación del Anáhuac

Esgrima política