Opinión

Sedesol: la transa de los paliacates

1
    

    

Paliacates Cruzada Nacional contra el Hambre (Tomada de Facebook)

Si ustedes quieren comprar un paliacate, en el mercado de Medellín, de la capitalina colonia Roma, esa prenda les costará 10 pesos (diez). Aunque no era indispensable, este dato ayuda a ilustrar que algo anda muy mal en nuestro país si la Sedesol gasta 79 millones 446 mil pesos en adquirir 3 millones 783 mil 180 paliacates.

¿Que qué está mal? Todo. Para empezar, hagan la división y comprobarán que de saque a la Sedesol le vieron la cara (obvio no, alguien seguro hizo una transa con esa “compra”) al venderle un chingo de paliacates nomás al doble del precio minorista en que uno puede encontrar esa prenda en un mercado, no necesariamente barato, de la ciudad de México.

En segunda, ustedes se preguntarán, ¿y a todas estas, para qué quería la Sedesol los paliacates? Respuesta oficial: para la Cruzada Nacional contra el Hambre. Literal.

¿Quieren saber lo peor? No hay ninguna certeza de que tales paliacates se hayan realmente comprado, y menos aún distribuido, entre los pobres que tienen hambre. Pero lo que sí es seguro es que la lana correspondiente a esa “compra” fue erogada.

El informe de la Cuenta Pública de 2013 dado a conocer la semana pasada por la Auditoría Superior de la Federación tiene en su panza casos como el de los paliacates y la Cruzada Nacional contra el Hambre. Un buen artículo sobre ello puede leerse aquí

Volvamos a los paliacates. En su reporte la ASF da cuenta de la auditoría realizada a la adquisición de 31 millones 199 mil 568 “bienes de apoyo para los promotores para la Cruzada Nacional contra el Hambre”. Ese listado de bienes incluye los paliacates “a color impreso”.

La ASF no sólo advierte lo obvio –que comprar paliacates, entre otros de esos “bienes”, no corresponde “con los objetivos que establece el decreto del Sistema Nacional para la Cruzada contra el Hambre (SNCcH)”–, sino que fue más allá: visitó las delegaciones de la Sedesol de las entidades con más pobres para rastrear esos “bienes”. Van cuatro de sus reportes.

En Oaxaca la delegación de la Sedesol reconoció que recibió ciertos bienes, entre ellos 3 mil paliacates. Sin embargo “la ASF determinó que los productos entregados no guardan ninguna relación con el contrato y el pedido en revisión”.

En el caso de Chiapas: “no se cuenta con información alguna de controles, ni acuses de recepción o distribución de los artículos, y que no obran reportes de eventos que refieran entrega alguna”.
En Guerrero: “no se cuenta con evidencia documental, física o de cualquier índole que acredite fehacientemente que estas operaciones se efectuaron”.

En Veracruz: “no se recibió ningún material para los promotores en relación con el SNCcH”.

En conclusión, la ASF “presume un probable daño o perjuicio o ambos a la Hacienda Pública Federal por un monto de 396 millones 838 mil 411.64 pesos, en virtud de que no se tiene evidencia de la adquisición, distribución y la entrega de los bienes a los 400 municipios”.

De esos “bienes”, el segundo rubro más importante es el de los paliacates, sólo superado por los 96 millones de pesos “gastados” en tortilleros (de esos a Oaxaca le llegaron 3 mil).

Hay quien cree que, como nunca antes, la sociedad mexicana está harta de la corrupción y que ese hartazgo podría ser un revulsivo. Yo no creo tal cosa. Si así fuera, un botón de muestra como el de estos carísimos e inexistentes paliacates derivaría en el cese de al menos un par de funcionarios. Y eso no va a pasar.

También te puede interesar:
Este PVEM es el nuevo PRI
Aguirre no es Abarca, a menos que lo prueben
A la Ecobici, en su quinto aniversario