Opinión

Sectur y Profeco deben intervenir: alquiladoras de autos

 
1
 

 

Budget. (enmexico.about.com)

Lo piden a gritos y están desesperados. Quieren que Enrique de la Madrid y Ernesto Nemer, de la Sectur y la Profeco respectivamente, intervengan y lo hagan velozmente. El desorden es enorme, porque esta industria, la de alquiler de autos, prácticamente nunca ha estado regulada y no tiene estándares de operación. En otras palabras: opera bajo la ley de la selva, y cada alquiladora hace lo que quiere.

Pero, ¿de qué se trata?, ¿por qué es tan grave el problema? La historia se remonta a finales de los ochenta, cuando algunas empresas como Avis aparecieron en el escenario. A lo largo de las décadas, y conforme la infraestructura carretera avanzaba, llegaron Hertz, National, Budget, Alamo y Europcar, entre otras. Esta industria se integró con franquicias de empresas internacionales, principalmente estadounidenses y, aunque en algún momento hubo un intento por tener una asociación que le pusiera orden, la verdad es que eso se malogró. Es caótica.

El problema del desorden en esta industria es potencialmente muy dañino. Desde hace varios años surgió una perniciosa guerra de precios con la que algunos jugadores publicitan precios inverosímiles, como un dólar al día. No obstante, cuando el cliente arriba al aeropuerto donde recogerá el auto, se percata de que hay un sinnúmero de costos adicionales ocultos, como seguros supuestamente obligatorios y cargos de bloqueo a la tarjeta que en ocasiones ¡son por el monto total de la unidad!, cancelándole de facto al turista internacional la posibilidad de seguir usando su plástico en nuestro país. Una locura por la falta de regulación y de buenas prácticas (de entrada, además, la Profeco no debería permitir que se anunciaran precios en dólares).

La imagen de México está siendo fuertemente dañada por las experiencias erráticas que pueden llegar a tener los turistas internacionales bajo las actuales condiciones. Por eso, estas empresas imploran que tanto la Sectur como la Profeco obliguen a la transparencia en los precios y en las prácticas a todos los miembros del sector. Hay una evidente falta de liderazgo en el gremio.

A esta industria le urge una regulación mínima que termine con las letras chiquitas en los contratos y con los costos ocultos. Urge un indicador equivalente al CAT (Costo Anual Total) en la banca, que desde hace años transparentó todo lo que el cliente debe pagar de tasas de interés, comisiones, anualidades, etc.

Miles de kilómetros de autopistas y carreteras se están construyendo durante este sexenio, y México está dentro del Top 10 del listado internacional en turismo. Sin embargo, este eslabón puede, si no se atiende, ser un factor de detrimento que contagie de desgracias a toda la actividad turística.

Twitter:@SOYCarlosMota

Correo:motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:

Empresarios quieren que sea Margarita

Alarma en automotrices por Hoy No Circula

Embajadores viven contrariados todos los jueves