Opinión

Se secan los flujos de capital

 
1
 

 

[Cuartoscuro]  Hace más de un mes (8 de marzo), Banxico optó por recortar en 50pb la tasa de referencia. 

Aún no sube las tasas de interés la Reserva Federal y el movimiento de los flujos del capital financiero ya está cambiando.

Este hecho pudimos observarlo claramente ayer en las cifras de la balanza de pagos que dio a conocer el Banco de México.

El total de la inversión extranjera neta en cartera, es decir, en la compra de activos financieros, fue de 933 millones de dólares en el tercer trimestre de este año.

En el mismo periodo de 2014 la cifra había sido de 4 mil 477 millones. Es decir, hubo una caída de 79 por ciento.

El hecho no sólo es del tercer trimestre, la caída de los primeros nueve meses del año fue de 57.7 por ciento.

Aunque el retroceso es en todos los sectores, el que lo está padeciendo más es el sector privado.

El retroceso fue de 30 por ciento para el sector público, pero para títulos del sector privado no sólo bajó la llegada de dinero, sino que ya hubo ya una salida neta de recursos por 241 millones de dólares en el trimestre.

A diferencia de lo que ocurre con la inversión en cartera, la inversión extranjera directa creció en 57.6 por ciento en los primeros nueve meses del año.

Es decir, quienes apuestan al largo plazo siguen poniendo recursos en México, pero quienes visualizan principalmente el corto plazo, han empezado a mover sus recursos de los mercados emergentes –incluido el nuestro– hacia los mercados desarrollados, en particular EU.

Ese cambio de dirección de los flujos de capital es lo que en el fondo ha propiciado la depreciación de la mayoría de las divisas de los mercados emergentes. Por ejemplo, el peso perdió 12 por ciento este año o el real brasileño 39 por ciento, por citar sólo dos casos.

Y la interrogante que persiste es si después de que comience el ciclo de incrementos de las tasas en EU se acentuará este proceso o bien si la devaluación ya registrada ha descontado ya al menos el primer movimiento alcista.

La respuesta a esta pregunta es relevante porque si la caída de la inversión en cartera en naciones como México se acentúa, entonces es probable que el dólar pudiera encarecerse aún más.

La clave de este hecho será la respuesta del Banco de México al incremento de las tasas en EU. Si el incremento de las tasas fuera en espejo con nuestros vecinos del norte, entonces lo que definirá los movimientos de capital será probablemente la percepción general de riesgo.

Si Banxico sube más que proporcionalmente los rendimientos en pesos, entonces no es improbable que el peso le vuelva a ganar terreno al dólar.

Sea lo que sea, lo cierto es que estamos en un terreno de incertidumbre, en donde no están claros cuáles serán los impactos de la llamada “normalización” de la política monetaria.

Entre los países emergentes, México es uno de los que se encuentra en mejor condición para hacerle frente a la volatilidad, pero eso no quiere decir que no vaya a padecerla.

Aunque en ocasiones se pretende ver a México más como parte de Norteamérica, todavía no es así para propósitos de la valuación de activos financieros.

La escasez de capital que vimos en los datos de la balanza de pagos ayer, seguramente va a ser una constante del 2016… por lo menos.

Twitter:@E_Q_

También te puede interesar:

¿Crecerá el mercado interno en el 2016?

Lo difícil que es dar buenas noticias

La guerra por los spots