Opinión

¿Se repondrá ICA?
Tres ejemplos de otros grandes “villanos”

 
1
 

 

ICA

La semana pasada fue terrible para ICA. La empresa perdió un tercio de su valor en sólo dos días. Su acción bajó de nueve a menos de siete pesos entre el jueves y el viernes. Debo admitir mi interés en el tema.

Yo, pequeño inversionista, perdí unos cuantos miles de pesos por esta causa.

¿Va a reponerse la principal constructora de México? No lo sé. Supongo que sí, soy irremediablemente optimista, aunque no dejo de ver el problema de deudas de la compañía. Pero no importa lo que yo crea. Importan estos tres ejemplos de retornos impensables.

Uno. El de Controladora Comercial Mexicana.

En octubre de 2008 cayó una “bomba” en el mercado mexicano. La gente se enteró de que esta vendedora de abarrotes de los González Zabalegui se puso a vender dólares a escondidas y lo hizo mal. Sus ganancias se convirtieron en enormes deudas cuando el dólar brincó de 10 a 14 pesos en cuestión de días. ¿Su acción? Cayó de 31 a tres pesos en menos de seis meses.

Llegó José Calvillo Golzarri, un estratega concentrado en la reestructura y ordenamiento de la empresa que concluyó con la venta de la mitad de las acciones de Costco de México en 2012, en posesión de la mexicana. La acción de Comerci llegó a valer 56 pesos en 2013. Hoy bordea los 50.

Dos. El de la catástrofe de BP en el Golfo de México de 2010.

No sólo fue el peor derrame de petróleo en esa zona, sino que fue acentuado por el terrible manejo que dio la empresa inicialmente al asunto:

“El Golfo de México es un gran océano. El volumen de crudo y dispersante que le derramamos es muy pequeño en relación con el total de agua en la zona”, fue una declaración coleccionable de su entonces CEO, Tony Hayward, antes de que lo expulsaran de esa posición.

La acción de la petrolera cayó de 623 a 318 libras esterlinas de marzo a junio de 2010. La empresa limpió lo que pudo en la zona y pagó a Estados Unidos unos 20 mil millones de dólares. El viernes cotizaba en 386 libras después de cotizar en 515 en junio de 2014, antes de la caída de los precios del crudo.

Tres. El ejemplo de Volkswagen.

Aún no acaba la crisis de su escándalo. La empresa engañó a consumidores y al gobierno de Estados Unidos al informar que sus autos contaminan menos de lo que en realidad lo hacen.

La empresa cambió de CEO el mes pasado y Matthias Muller llegó en lugar de Martin Winterkorn para mostrar que habrá una investigación seria. La empresa reservó seis mil 500 millones de euros por la multa que se les vienen. Si usted hubiese comprado una acción de la alemana hace un mes en 102 euros, hoy ya tendría 125 euros en la billetera.

Es el turno de ICA, la empresa dirigida por Alonso Quintana, que ahora recibe la ayuda del grupo financiero Rothschild y de Alfonso González Migoya quien, volcado en la revisión de la situación financiera de la empresa, pondrá en práctica algún método de cuando regresó a la vida a Grupo Industrial Saltillo (GISA), después de que la compañía, al igual que Comercial Mexicana, se puso a jugar al vendedor de dólares.

Recordará González que cuando llegó a esa empresa, su acción valía 2.60 pesos al final de marzo de 2009. El viernes cotizaba por arriba de los 32. El viernes también, la acción de ICA cotizaba por debajo de siete pesos, su precio más bajo de la historia.

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
Los bancos cierran en la frontera, pero no del lado mexicano
¿Greenpeace mata vacas mexicanas?
El inventor de casas Geo podría salvar a los Quintana