Opinión

¿Se puede dejar de lado el pesimismo?

 
1
 

 

Donald Trump utilizó a México como el ejemplo de sus preocupaciones sobre el libre comercio y trabajadores indocumentados

La incertidumbre sobre las políticas que podría instrumentar Donald Trump como presidente de Estados Unidos fue lo que propició el disparo del tipo de cambio en la última semana, que llevó al dólar a un máximo histórico sobre 21 pesos.

Y es lo que hará que mañana el Banco de México anuncie, probablemente, un alza de al menos 50 puntos base en la tasa de interés de referencia, a un nivel sin precedente de 5.25 por ciento.

Se prevé una acción de política monetaria de tal magnitud, que no formaba parte del escenario base de los analistas, para limitar el impacto de la depreciación del peso sobre la inflación y evitar un deterioro en las expectativas del público.

Los mercados e inversionistas siguen analizando las implicaciones negativas que tendrá el triunfo de Trump para la economía mexicana.

Hay mucha incertidumbre sobre las posibles medidas que el presidente electo de Estados Unidos (EU) podría llegar a adoptar en su administración, en particular en los primeros cien días.

Siendo candidato republicano a la presidencia de EU, el ganador de la elección presentó en octubre El contrato de Donald Trump con los votantes estadounidenses, que incluye una serie de propuestas que, según él, “devolverán la honestidad, la responsabilidad y el cambio a Washington”.

De acuerdo con el ‘contrato’, durante los primeros cien días de su mandato Trump planea tomar medidas para erradicar la corrupción, proteger los derechos laborales y restablecer el orden constitucional, entre otras acciones.

El republicano pretende disminuir el flujo de inmigrantes ilegales, para lo cual propone la construcción de un muro fronterizo, cuyo costo debe ser pagado por México.

Trump también prometió revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el Tratado de Asociación Transpacífico (TTP, por sus siglas en inglés).

El TPP es la plataforma comercial más amplia y ambiciosa del mundo para el siglo XXI.

Fue firmado en febrero por las 12 economías participantes de la zona Asia-Pacífico, incluidos los socios del TLCAN, pero falta su ratificación por parte de los Congresos locales.

El TPP corre el riesgo de no entrar en vigencia, lo que implicaría cerrarle la puerta a México de nuevos mercados y a América del Norte de la consolidación de su integración.

La condición para instrumentarlo establece que entrará en vigor sólo si los países que lo ratifiquen representan más de 85 por ciento del PIB del TPP, imposible de alcanzar si el Congreso de EU no lo aprueba.

La incertidumbre sobre las posibles medidas de Trump estará presente al menos durante el periodo de transición de aquí al próximo 20 de enero en que toma posesión de la Casa Blanca.

Los efectos de un mayor proteccionismo de EU son un gran riesgo para México, que quedaría expuesto a las restricciones comerciales que imponga la administración Trump.

Esa es una de las razones por las que muchos bancos ya recortaron sus previsiones de crecimiento de la economía mexicana para 2017, que ahora van de 1.0 a 1.9 por ciento desde 2.0 a 2.5 por ciento antes de la elección presidencial.

Imposible “dejar de lado el pesimismo y optar por ser positivos”, como pide el presidente Enrique Peña.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
¿Qué pasará con el peso hoy?
¿Cómo sí ‘joder’ a México?
Los ‘trucos’ en los pronósticos fiscales