Opinión

Se preparan nuevos recortes a los pronósticos del PIB en México

 Luis Adrián Muñiz*
1
 

 

INDUSTRIA AUTOMOTRIZ

El dato de la producción industrial de marzo dado a conocer la semana pasada en México confirmó lo que más de un especialista ya habíamos anticipado: la economía mexicana comenzó 2015 de manera desacelerada, y francamente por debajo de lo que se esperaba hace apenas unos meses. Los principales sospechosos de este alentamiento son, por un lado, la persistente caída en la producción de petróleo que afecta a las actividades mineras, y por el otro, una desaceleración de las actividades manufacturas del país que muy probablemente se atribuye a un crecimiento menos vigoroso de la economía norteamericana durante la primera parte del año.

De este modo, la actividad industrial de México creció un débil 1.4 por ciento anual en promedio durante el primer trimestre de este año, por debajo de lo registrado en igual periodo del año pasado, y de su comportamiento promedio de 2014 (1.9 por ciento). En vista de que la producción industrial representa cerca de 35 por ciento de la actividad económica agregada, es entonces de esperar que un comportamiento desacelerado de ésta también limite el dinamismo del PIB en su conjunto.

Con base en la información disponible, y según nuestros modelos de pronóstico, el PIB de México durante el primer trimestre de 2015 habría presentado un crecimiento anual de alrededor de 2.4 por ciento, consistente con una expansión trimestral desestacionalizada de 0.15 puntos, ambos mostrando debilidad en la economía y lejanos de lo que se esperaba hace apenas cuatro meses, cuando el promedio de expectativas de mercado era de 3.14 por ciento anual (encuesta de enero del Banco de México).

En caso de que se valide nuestra expectativa de crecimiento en el primer cuarto del año, es posible que se detonen una serie de revisiones a la baja en las estimaciones de crecimiento de México para 2015 en su conjunto, y probablemente para 2016. No sería extraño entonces que el consenso de mercado ahora espere un dinamismo cercano a 2.5 por ciento para este año o incluso inferior a este nivel y cada vez más próximo a nuestra estimación de 2.3 puntos, la cual mantendríamos. Las modificaciones para 2016 podrían observase también, pero muy probablemente de manera marginal y permaneciendo superiores a 3.0 por ciento anual.

La oleada de revisiones no solamente se registraría en el sector privado, sino también en las estimaciones oficiales de la SHCP y de Banco de México. En este sentido, esperamos modificaciones a la baja en los intervalos de pronóstico respecto al PIB de ambas instituciones, principalmente los correspondientes a 2015. De este modo, es factible que el Banco Central, en su informe trimestral de inflación (19 de mayo) recorte su estimación de crecimiento de entre 2.5 y 3.5 por ciento a entre 2.0 y 3.0 puntos para este año. Por su parte la Secretaría de Hacienda, que se ha mostrado renuente a revisar sus pronósticos a la baja, haría lo propio ajustando sus expectativas a entre 2.7 y 3.7 por ciento desde su pronóstico de 3.2 y 4.2 puntos que hasta ahora mantiene (esto lo esperamos inmediatamente después de que el Inegi publique las cifras oficiales del PIB el próximo 21 de mayo). Para 2016 no prevemos cambios en los pronósticos oficiales de crecimiento, así como en la magnitud de los intervalos (se sostendrán en uno por ciento), manteniéndose superiores incluso a 3.5 por ciento.

De este modo nos encontraríamos frente a una realidad de crecimiento económico bastante más conservadora de lo que se esperaba, y con importantes implicaciones en otros temas relevantes como la política monetaria del país y el estado de las finanzas públicas. Banco de México continuaría sin tener presiones por el lado de la demanda permitiéndole mantener su política monetaria sin cambios la mayor cantidad de tiempo posible, y la SHCP podría enfrentar menores ingresos por el lado tributario, lo que en última instancia presionaría el déficit que se busca para este mismo año.

* El autor es analista económico.

Twitter: @ladrianmm