Opinión

¡Se lo firmo y no lo cumplo!

1
    

     

Módulo especial compromisos de Enrique Peña Nieto

La línea de flotación del presidente Enrique Peña Nieto es la credibilidad en su palabra. Podrían pensar muchos que en la situación actual, su palabra vale muy poco, aunque incurrirían en un error analítico sobre la temporalidad del momento y las posibilidades que tiene para darle la vuelta a su caída en términos de popularidad y visión sobre su capacidad como gobernante. ¿Un gobernador con licencia que va a la cárcel por ser omiso en sus responsabilidades? ¿Un secretario de Estado acusado de corrupción? ¿Una fiscalía independiente para revisar los conflictos de interés? ¿Un ajuste de gabinete e incluir no a sus amigos, sino a quienes necesita para recuperar el barco? ¿La refundación de la República como colofón de una nueva estrategia?

Peña Nieto tiene alternativas objetivas para frenar su debacle y salvar su gobierno, si decidiera tomar él mismo las riendas de su administración y quitárselas a todos los improvisados que lo rodean. Pero donde no tiene muchas opciones es en el cumplimiento de sus promesas de campaña, 266 ofrecimientos que hoy están en una precaria situación y con una prognosis letal. Peña Nieto, que diseñó su presidencia casi a imagen y semejanza de su gobierno en el Estado de México, utilizó el recurso mediático y popular que empleó en la campaña electoral mexiquense en 2005, cuando en cada compromiso de campaña que firmaba ante notario público, exclamaba, “¡se los firmo y se los cumplo!”. En vísperas de terminar su mandato entregó la última de las 608 obligaciones adquiridas.


Una petición de El Financiero al Instituto Federal de Acceso a la Información publicada este lunes, revela que después de casi 25 meses de gobierno, Peña Nieto sólo ha podido cumplir 28 de sus promesas de campaña. “El desplome de los precios del petróleo y el consecuente recorte al presupuesto del gobierno impedirán”, afirma el diario, “cumplir al 100 por ciento con los 266 compromisos que firmó ante notario público como candidato”. La advertencia es ominosa, porque tampoco se ve de dónde salgan los recursos para que lo que firmó, lo cumpla.

Según El Financiero, Peña Nieto sólo ha cumplido con el 10.52 por ciento de sus promesas, y algunas de ellas, como el tren transpeninsular de Mérida a Punta Venado, Quintana Roo, o la Refinería de Tula, ya fueron cancelados. Otros están en esa vía, como el tren rápido México-Querétaro, la reducción de diputados plurinominales o, algunos no señalados por el periódico pero que se ubican en el contexto de los compromisos, como la reducción de casi un 70 por ciento de los objetivos de la Cruzada contra el Hambre o la culminación de la reforma educativa. Ni hablar de hacer que la paz regrese a la nación, porque las declaraciones fáciles que en 100 días acabaría la violencia de los cárteles, fue una tomadura de pelo que sólo se creyeron en el gobierno.

Este rompimiento de su palabra afectará a Peña Nieto y a su estrategia sucesoria en 2018. Algunos pensarán que es muy pronto pensar en la sucesión presidencial, pero bajo el argumento que el sexenio de Peña Nieto es corto y que desde el segundo tercio enfrenta dinámicas que son de séptimo año de gobierno –cuando ya fuera del poder recibe todas las críticas y acusaciones–, pensar en la estrategia sucesoria, es una actitud de realismo mexicano. Los compromisos incumplidos son lo que, aun si realizara las acciones atrevidas, temerarias y dolorosas para rescatar a su gobierno, lo acompañará por el resto de su administración. Esto prevalecerá, y lo que electoralmente lo hará sangrar.

En la campaña presidencial de 2012, Peña Nieto llegó como un roble al que le fueron quitando las ramas. Se recuperó de su vergüenza en la Feria Internacional del Libro y le dio la vuelta al movimiento #YoSoy132, pero no pudo mantener intacto el teflón ante la campaña negativa que le orquestó el PAN. Los estrategas de la candidata presidencial Josefina Vázquez Mota revisaron sus compromisos como gobernador y denunciaron que 20 obras prometidas y firmadas ante notario, estaban inconclusas. Los panistas elaboraron cuatro spots para subrayar que el entonces candidato del PRI, era un mentiroso.

En las dos primeras semanas de esa campaña, los negativos de Peña Nieto se elevaron en 100 por ciento, con lo cual se rompió el blindaje que tenía ante la sociedad. Tras mostrarlo como un político mentiroso, el PAN continuó con spots que hablaban sobre la corrupción de presidentes priistas. La candidata Vázquez Mota no pudo crecer sobre las heridas de Peña Nieto, y cuando quien avanzaba era Andrés Manuel López Obrador, el presidente Felipe Calderón presionó al PAN para retirar los spots, ante el riesgo que el candidato de izquierda ganara la elección. Hoy Peña Nieto no tiene a Calderón para que lo ayude y los dos temas que planteó el PAN en 2012 tomaron nuevos vuelos.

Corrupción e incumplimiento de obras públicas, los fantasmas que se le salieron a Peña Nieto del clóset y que no sabe cómo volverlos a encerrar. La corrupción podría neutralizarla utilizando la justicia contra los suyos, pero ¿los compromisos incumplidos? La economía del mundo tendría que mejorar sustancialmente en los próximos 24 meses y el país crecer al 5 por ciento como prometió el presidente para 2018. Pero esto, como muchas de sus ofertas, parecen hoy ser un sueño que se convirtió en pesadilla.

También te puede interesar:
Pecados en el reino
El secretario impasible
Las barbas de Peña Nieto