Opinión

Se llega a un acuerdo inicial para el TPP

 
1
 

 

Contenedor. (El Financero)

Los representantes comerciales culminaron de manera positiva las negociaciones para lograr la firma del Acuerdo de Asociación Transpacífico, o TPP como se le conoce de manera más común, después de un proceso de cinco años y a pesar de los presagios negativos de los últimos meses. Este acuerdo permitirá la reducción significativa de los aranceles al comercio internacional entre doce países, los cuales suman 40 por ciento del PIB mundial, por lo que podría convertirse en el mayor acuerdo regional que se haya tenido jamás.

Temas difíciles como las negociaciones en los sectores farmacéutico y automotor pudieron ser superados en los últimos días, para lograr una liberalización comercial entre diferentes países de América y Asia, destacando México, Estados Unidos, Canadá, Japón y Vietnam. Habría que resaltar que China, un país muy relevante en la zona, no participa en este acuerdo.

Ahora viene la etapa en que cada país lo debe de aprobar en términos de sus disposiciones legales internas. Así, en México deberá ser aprobado por el Senado, mientras que en otros países serán comités especiales o el Congreso en su totalidad. En el caso de Estados Unidos deberán pasar 90 días después de la firma del pacto para que su Congreso empiece a discutir su aprobación. Como en casos anteriores, el presidente Obama deberá proponerlo en un esquema de fast-track, que consiste en que deberá ser aprobado o rechazado en su totalidad, sin podérsele hacer cambios específicos para evitar que entre a un esquema de negociaciones particulares entre los legisladores, ya que cada uno tiene intereses personales dependiendo de sus electores. Ese fue el esquema que se siguió para la aprobación del Tratado de Libre Comercio que se tiene con México y es práctica común en aquel país.

Hay que enfatizar que el comercio internacional trae indudables beneficios en términos de bienestar para los distintos países, ya que fomenta la especialización de las economías, permite un aumento en la producción total y eleva los niveles de vida promedio en las distintas naciones. Los consumidores son los grandes beneficiados cuando se incrementa la apertura comercial; sin embargo, si tiene costos para sectores en específico, que deben de ajustarse a la mayor competencia internacional o desaparecer.

Este acuerdo comercial es especialmente relevante debido a la situación actual de la economía global, que lleva varios años realizando fuertes ajustes como resultado del colapso financiero de 2008. Es frecuente que después de crisis económicas se tenga la tentación de cerrar los distintos países al comercio internacional, para así “proteger a los productores nacionales”. Sin embargo, la historia nos muestra de manera muy clara que estos procesos de menor intercambio comercial no incrementan la producción, sino que provocan exactamente lo contrario, como sucedió después de la crisis de 1929, que terminó provocando la peor contracción económica de los últimos siglos. Esto es obvio en la actual campaña electoral en Estados Unidos, en la cual existen distintos sectores y candidatos que piensan que reducir el comercio internacional sería una estrategia correcta para incrementar el empleo y la producción. En realidad la estrategia correcta para superar la crisis que tiene el mundo es la opuesta, es decir, incrementar el comercio internacional con reducción de impuestos, como pretende este acuerdo.

México ya tiene experiencia en este tipo de tratados comerciales, por lo que su inserción al mismo no debería de tener un costo muy elevado, aunque habrá que conocer el detalle del mismo. Hay que resaltar que cuando se reducen los aranceles a las importaciones, el tipo de cambio real se vuelve una variable muy relevante para entender el impacto del comercio en la actividad de los países. Sin embargo, el ajuste del peso mexicano en los pasados meses nos sitúa en una mejor condición para hacer los ajustes correspondientes.

El autor es economista.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
El Inegi y la importancia de las buenas estadísticas
La Fed y Banxico no modifican sus tasas de interés
Impactos de la debilidad del peso