Opinión

Se frena la economía mexicana

  
1
 

 

industria en México

El Inegi dio a conocer en días pasados la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) para el segundo trimestre del presente año, que aunque no son los datos definitivos, proporcionan una aproximación de la dirección de la economía nacional, lo que permite tomar mejores decisiones, así como corregir o reforzar las medidas tomadas en las empresas, en el país e incluso en el aspecto personal.

Para algunos fue sorpresivo que el crecimiento de la economía nacional fuera de 1.4 por ciento en el segundo trimestre de 2016, respecto al mismo periodo del año anterior, después de haber registrado un avance de 2.8 por ciento en los primeros tres meses del año. Ambos datos están corregidos por la estacionalidad, lo que es importante sobre todo tomando en cuenta el efecto de la Semana Santa. Si sólo se compara el segundo trimestre con respecto al primero de este año, se tiene una caída en la producción de menos 0.3 por ciento, o sea, por primera vez en varios años se registra un dato negativo. Este número equivale a una caída anualizada de menos 1.2 por ciento, suponiendo que todos los trimestres del año tuvieran el mismo comportamiento, que es la forma más común en la que se presentan estas estadísticas en Estados Unidos y otros países.

Hay que tomar en cuenta que estos porcentajes son preliminares y tienen el problema de la estacionalidad, pero confirman que la economía nacional ha entrado en una tendencia descendente, ya que registró un crecimiento de 2.5 por ciento en promedio el año pasado, mientras que es de sólo 2.1 por ciento en promedio en el primer semestre de 2016 y de 1.4 por ciento en el segundo trimestre. Esto significa que habrá una menor creación de empleos en los siguientes meses, los salarios reales tenderán a disminuir (a pesar de las presiones de algunos sectores por incrementarlos), además de que aumentará el tamaño de la economía informal. Esta tendencia deberá tener un impacto en la contratación de nuevos créditos, en el crecimiento de la cartera vencida de los bancos y en una menor capacidad de negociación de los trabajadores y de los empleados.

Son varias las causas de esta desaceleración, pero es relevante destacar la relación que tiene nuestra economía con la producción industrial externa, variable que ha sufrido un comportamiento negativo desde el año pasado, sobre todo en Estados Unidos. (Esta situación ayuda a entender el apoyo que tiene el candidato Trump entre sectores de trabajadores y obreros). Esta caída en la producción industrial externa castiga a nuestras exportaciones por la menor demanda que tienen en los países en donde se reduce el crecimiento económico que impacta sus precios, lo cual no alcanza a ser compensado por el tipo de cambio.

Otra variable que ha perjudicado a la actividad nacional ha sido la menor inversión en el país, tanto la pública como la privada. Esta última ha resultado perjudicada por un deterioro en las expectativas empresariales, que se inició desde 2013 como resultado de la política fiscal y la incertidumbre en la aplicación de las distintas reformas económicas, pero que se ha agravado en los pasados meses afectada por la inseguridad, la falta de un Estado de derecho y los diversos conflictos en el país que imponen un grave costo a las empresas.

Este es el momento para iniciar un programa de reactivación a fin de evitar un deterioro de la actividad económica en el resto del sexenio, en el cual participen todos los sectores económicos y sociales, en el cual todos pongan para que todos ganen.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Trump y la economía mexicana
El comercio internacional beneficia, pero no a todos
Crecimiento: clave para superar problemas económicos