Opinión

Se equivocan el gobierno
y el PAN; Morena y PRD
se van a unir

    
1
     

  

Dorados

Durante el Foro para Entender a México, organizado por EL FINANCIERO ayer en el Distrito Federal, Ricardo Monreal le dijo al senador perredista Armando Ríos Piter que el DF era un tiradero abandonado, Mancera un gobernante inescrupuloso y su partido un grupo de cínicos y sinvergüenzas.

El guerrerense no lo tomó personal, respondió con tono moderado y tocó de soslayo las dificultades para unir a la izquierda, cosa que lamentó.

Monreal, más adelante, le dijo a Ríos Piter que era necesario parar las descalificaciones pues “mientras más nos herimos, más encono creamos entre nosotros, más difícil va a ser unirnos más adelante.”

Ese “más adelante” es, sin duda, 2018. En la mente de los dirigentes del PRD y Morena está la posible alianza para la elección presidencial.
¿Cuánto va a durar el pleito entre la izquierda? Seguramente hasta restañar las heridas de esta contienda. Hasta que comiencen a dialogar como grupos parlamentarios de PRD y Morena. Y hasta que vean el horizonte del poder al alcance de su mano.

Pensar que la unidad de la izquierda para 2018 es un escenario imposible es no conocerla. Recordemos que en 2006 el jefe de campaña de López Obrador fue Jesús Ortega, aún con todas las diferencias que ya existían entre ellos.

La posibilidad de alcanzar el poder los ha unido y los va a volver a unir.
Hoy el PAN y el gobierno alientan al PRD para que derrote a Morena. El primero lo quiere como aliado y el gobierno lo trata como interlocutor privilegiado.

Es posible que estén leyendo mal el momento de la izquierda.
Por ahora tienen una lucha sin cuartel para ver cuál de las dos fuerzas, PRD o Morena, tiene la mayoría en la izquierda.

Nada diferente a cuando competían por la dirigencia nacional del PRD, en que se trataban de delincuentes electorales y se hacían todas las trapacerías imaginables para ganarse el control interno del aparato partidario.

Al final esas reyertas terminaban peor que elecciones contra otros partidos: comicios anulados por acarreo, compra de votos, robo de urnas y solicitud de intervención del Tribunal Electoral para que diga quién ganó.

Lo que estamos viendo ahora, en cuanto a pleito enconado entre PRD y Morena en la elección constitucional, es únicamente la reedición de los pleitos que han tenido siempre.

Para 2018 se van a unir, van a ir juntos, como ocurre desde 1988 cuando Heberto Castillo declinó en favor de Cuauhtémoc Cárdenas.
Se equivoca el gobierno al cortejar al PRD como una alternativa al radicalismo de Morena.

También se equivoca el PAN al buscar alianzas con el PRD, pues sólo le va a dar más poder a su futuro adversario en la elección grande.
Al PRD y a Morena los va a unir la posibilidad real de alcanzar el poder, y repartírselo.

Twitter:
@PabloHiriart

También te puede interesar:
El héroe de Tanhuato
El parricidio de Ivonne
El "periodismo bueno" que protege a Ebrard