Opinión

Se da la vuelta la productividad: ya crece

 
1
 

 

construcción sector constructor (Bloomberg/Archivo)

El jueves por la noche, al participar en la Convención Nacional de Industriales que organiza la Canacintra, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, se refirió al tema que da eje a las reformas estructurales en este sexenio.

Recordó que la tasa promedio de variación anual de la productividad de la economía durante el periodo de 24 años que va de 1990 a 2014, fue de -0.6 por ciento.

Esto quiere decir que en ese lapso hubo un retroceso absoluto de 14.4 por ciento.

Y esa es la principal causa del bajo crecimiento económico que hemos tenido y que en ese periodo fue de 2.6 por ciento anual en promedio.

En ese lapso la tasa promedio de crecimiento de la población del país fue de 1.6 por ciento al año, de modo que el PIB per cápita alcanzó apenas un ritmo de 1.0 por ciento al año.

Sin embargo, pocas veces se ha visto que los datos de la productividad, por lo menos la laboral, resultan diferentes si se toma un periodo más corto, de 2005 a 2014, que son los que tiene registrados el Inegi.

De acuerdo con esta serie, la productividad laboral por persona ocupada creció 5.1 por ciento en ese lapso, lo que implica un crecimiento de 0.5 por ciento al año. Es muy bajo pero por lo menos no es negativo.

Cuando se desglosan las cifras por los grandes sectores en las que las agrupa el Inegi, encontramos que el crecimiento de la productividad manufacturera fue de 1.2 por ciento anual en promedio, mientras que de la construcción de 0.5 por ciento y del comercio minorista de 0.6 por ciento.

No presenta Inegi datos para la agricultura, pero sin duda deben estar por debajo de los anteriores.

El efecto acumulativo del crecimiento permitiría que si en lugar de caer a una tasa de 0.6 por ciento en promedio para un periodo de 24 años, hubiera crecido aún a 0.5 por ciento, habría un aumento absoluto de 12 por ciento en lugar de la caída de 14.4 por ciento.

Como se aprecia en las tasas sectoriales, la mayor oportunidad de crecimiento de la productividad aparece en los sectores altamente empleadores de mano de obra, como la construcción o el comercio minorista.

No quiere decir que la productividad de la manufactura no sea importante, pero si se lograra elevar el crecimiento de ésta en otros sectores que van a la zaga, su impacto sería mayor.

De acuerdo con los datos del Inegi, las personas ocupadas en el comercio al menudeo suman 9.7 millones mientras que en la construcción hay 3.8 millones.

El salario promedio del sector comercio (de acuerdo con los datos del IMSS) es 9.5 por ciento inferior al del promedio de la economía o 13.6 por ciento menor al del sector manufacturero.

Si queremos realmente elevar la productividad de la economía, además de las reformas que ya se han hecho, va a ser necesario un esfuerzo organizado y deliberado de construcción de un tejido empresarial más moderno en sectores con abundante informalidad, como el comercio o la agricultura. De lo contrario, éstos se convertirán en un lastre para la economía completa.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Los sindicatos y el recorte
¿Una alianza PRI-PAN para el 2018?
Nos ven bien; nos vemos mal