Opinión

Se confirma la desaceleración de la economía mexicana

 
1
 

 

[El peso avanzó 11.50 centavos frente al dólar en la semana. / Bloomberg] 

De acuerdo con las cifras que arroja el Indicador Bursamétrica Anticipado de México (IBAM), y confirmando lo que nos vertió anteriormente nuestro Índice Bursamétrica de la Economía de México (IBEM), la economía mexicana está presentando una desaceleración a octubre, en donde muy probablemente se habrán acumulado tres meses seguidos de crecimiento inferior a 2.0 por ciento anual.

El pasado 10 de noviembre publicamos el reporte del Indicador IBEM de octubre, en donde presentamos una estimación preliminar del crecimiento del IGAE de octubre de 1.4 por ciento anual. Ahora, el 30 de noviembre, contando con mayor información, estamos presentando una estimación más fundamentada de 1.6 por ciento anual (con cifras desestacionalizadas). ¿Cómo se llega a estas cifras y qué nos reflejan los índices?

Con las cifras del IBAM, Bursamétrica estima un incremento en el IGAE de octubre de +1.65 por ciento real anual, con una confianza estadística de 98 por ciento. Para la producción industrial estamos estimando un decremento de 1.35 por ciento real anual, para octubre, con una confianza estadística de 92 por ciento). De ser acertadas nuestras estimaciones, la economía estará acumulando tres meses de crecimiento inferior a 2.0 por ciento anual. Con un promedio de 1.7 por ciento anual.

Con estos estimados, calculamos con cifras desestacionalizadas un crecimiento en el PIB de +1.8 por ciento real anual para el cuarto trimestre de 2016. Para todo el año estimamos un crecimiento de alrededor de +2.0 por ciento real anual en el PIB.

La conclusión de toda esta serie de datos es que la economía mexicana está atravesando por una fase de contracción en la industria, y debilidad en el comercio exterior, a pesar de la devaluación del peso. Al mismo tiempo, sigue sorprendiendo el dinamismo del mercado interno.

Si así están las cosas hoy, ¿cómo estarán mañana? Ante la incertidumbre que se presenta al tomar posesión el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, es evidente que nuestra economía enfrentará próximamente varios problemas:

1. Una posible mayor salida de inversionistas extranjeros de sus posiciones en valores gubernamentales en dólares y en pesos.

2. Un menor flujo de inversión extranjera directa ante la amenaza de que Estados Unidos pudiera salirse del TLCAN si no se logra renegociar a su favor dentro de los 200 días después de la toma de posesión.

3. Régimen fiscal en desventaja. Trump piensa lanzar de inmediato una iniciativa para reducir a 15 por ciento la tasa de Impuesto Sobre la Renta a las empresas.

4. Menor disponibilidad de financiamiento proveniente del exterior. Ya es visible el freno que algunos Nonbank Banks han determinado para México a raíz del triunfo de Mr. Trump.

5. Menor gasto de inversión pública y privada nacional. La inversión pública está presupuestada a su mínima expresión, ante los recortes, mientras que la privada estará afectada por la incertidumbre económica, la menor disponibilidad de financiamiento y el mayor costo del dinero, y el esquema fiscal.

6. Una presión adicional en el valor del dólar ante este panorama turbulento ya comentado, y ante la continuidad de las políticas monetarias cuantitativas por parte de los bancos centrales de Europa, de Japón y del Reino Unido.

7. Mayores tasas de interés, ante una más acelerada normalización de tasas por parte de la Fed y la sobreoferta de bonos soberanos mexicanos por parte de residentes en el exterior.

8. Una mayor presión inflacionaria, en donde los incrementos en los costos de los energéticos y del tipo de cambio, combinadas con los mayores costos de la mano de obra y del dinero, nos estarán dando una inflación de costos con mayor fuerza que en el pasado.

9. Añádale al escenario la escandalosa corrupción y la creciente inseguridad por la que atraviesa nuestro país y la falta de la aplicación del Estado de derecho.

10. Y la sobrerregulación y la excesiva burocracia que impera en todo, en donde el gobierno estorba en lugar de ayudar a que la actividad productiva y el comercio puedan fluir.

El autor es presidente de Bursamétrica.

Twitter: @EOFarrillS59

También te puede interesar:
Plan México, ¿qué tenemos que hacer hoy?
Brexit-Trump vs.Thatcher-Reagan
Escenarios postelectorales EU y su impacto en México