Opinión

¿Se apaga el motor interno de la economía?

 
1
 

 

[La ANTAD agrupa un centener de cadenas minoristas, como Walmart, Soriana y Chedraui / Cuartoscuro] 

Dos indicadores recientes sugieren que la demanda interna, especialmente el consumo privado, muestra señales de debilidad.

Uno es el consumo privado en el mercado interior, que con series desestacionalizadas descendió 1.1 por ciento en febrero respecto al mes anterior.

Según cifras del Inegi, es su mayor retroceso desde diciembre de 2014 y su primera contracción desde noviembre pasado.

Otro es la confianza del consumidor, que con datos desestacionalizados bajó 0.1 por ciento en abril respecto a marzo, pero en comparación con igual mes de 2015 cayó 2.5 por ciento.

En ambas mediciones, mensual y anual, la confianza del consumidor ligó tres meses en contracción y confirmó un débil desempeño.

Tanto el consumo privado como la confianza del consumidor advierten una desaceleración de la demanda interna, que es el motor que está impulsando a la economía mexicana.

Por el contrario, otros dos indicadores del consumo privado mantienen una expansión elevada.

Uno son las ventas de las tiendas afiliadas a la ANTAD, que en abril se incrementaron a un ritmo anual de 10.1 por ciento, el mayor para ese mes desde 2011.

Otro son las ventas internas de vehículos ligeros, que en abril aceleraron 24.9 por ciento anual e impusieron máximos históricos (118 mil 407 unidades) en la facturación mensual.

Sin embargo, la producción de autos retrocedió 4.9 por ciento respecto a abril de 2015 y ligó tres meses en reversa, derivado de paros técnicos programados en algunas armadoras ante la menor demanda de vehículos ligeros en Estados Unidos, lo que también frenó las exportaciones.

La duda es cuánto más la expansión de la economía mexicana estará apoyada por la demanda interna.

En entrevista con EL FINANCIERO Bloomberg, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo que en el desempeño de nuestra economía siempre ha habido una complementación de dos grandes motores: el interno y el externo.

“En algunos periodos ha sido el motor externo el que jala primero a la economía, y en otros, como el que estamos experimentando en este momento, el sostén ha sido el mercado interno”, explicó.

Guajardo afirmó que “ha habido acciones de política pública que han eliminado cuellos de botella y que nos permiten profundizar el impacto de esta expansión del mercado interno”.

El secretario de Economía destacó que las cifras siguen respaldando el buen desempeño del mercado interno, como lo sugieren las ventas de las tiendas de la ANTAD y las de autos nuevos, así como la encuesta de expectativas empresariales, que presenta tendencias positivas.

“Parecería ser que por ahí las cosas siguen en buen curso, no con las tasas espectaculares de crecimiento que nos gustaría de 5.0 o 6.0 por ciento, pero sin duda con la capacidad de seguirnos manteniendo como la economía emergente con mayor desempeño en estos momentos”, aseguró.

Si bien las ventas de las tiendas de la ANTAD continúan con su trayectoria ascendente y las de vehículos ligeros mantienen un acelerado dinamismo, el consumo privado y la confianza de los consumidores muestran señales de debilidad.

Habrá que ver cuánto tiempo aguanta el mercado interno como motor de la expansión de la economía mexicana.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
La 'preocupante' deuda de México
Incertidumbre por Fed y elecciones en EU
El bloque que puede desbancar a los BRIC