Opinión

Se aligera la carga fiscal

Si en algún momento del año la reforma fiscal fue uno de los factores que redujo el ingreso disponible de empresas y personas, y afectó la actividad económica, esto ya no parece ser el caso en el segundo semestre.

Los datos revelados por la Secretaría de Hacienda el pasado viernes dejan ver lo anterior.

Vamos por partes.

1.- La recaudación por concepto de ISR (sistema renta) creció 6.9 por ciento en términos reales durante el primer trimestre del año, y por concepto de IVA 17 por ciento. Para el conjunto de los impuestos, el crecimiento fue de 14.5 por ciento. Debe recordarse que la economía creció en ese lapso 1.88 por ciento, lo que implica que los ingresos del sector público sí gravitaron más en la economía.

2.- Al término del primer semestre el cuadro ya empezaba a ser otro. La recaudación por concepto de ISR (sumado a IETU e IDE), ya era 0.2 por ciento inferior a la del mismo periodo de 2013. El IVA sí mantuvo su ritmo y creció 19.2 por ciento. El global de ingresos tributarios no petroleros creció 7.3 por ciento. El crecimiento económico a tasa anual en la primera mitad del año promedió 1.7 por ciento. Es decir, todavía hubo una mayor carga tributaria, pero básicamente por concepto de IVA e IEPS, ya no de ISR.

3.- Las cosas ya fueron diferentes en julio, la primera observación del segundo semestre. La recaudación por ISR-IETU-IDE cayó en términos reales 13.7 por ciento mientras que la de IVA creció en 13.4 por ciento, en tanto que los impuestos en conjunto fueron en julio apenas 1.5 por ciento superiores a los del mismo lapso de 2013. Todavía no conocemos el IGAE de julio, pero es probable que sea ligeramente superior a ese 1.5 por ciento.

4.- No obstante las caídas, los ingresos tributarios totales de julio apenas se quedaron 2.6 por ciento por debajo de lo programado. Sin embargo, en lo que corresponde al ISR sí quedó 10.6 por ciento por debajo de lo estimado y en el caso del IVA, en contraste, está 2.9 por ciento arriba.

5.- Para los primeros siete meses del año, todavía existe un crecimiento real fuerte de los ingresos tributarios, de 11.1 por ciento. Es decir, en el saldo del año, la carga adicional por impuestos sí impactó en la economía, pero este comportamiento se ha modificado sensiblemente a lo largo de los meses.

¿Por qué está cayendo la recaudación por concepto de ISR? Sin duda uno de los factores es el hecho de que la economía haya crecido por debajo de lo estimado. Falta conocer con más detalle cuál es la composición de esa caída para saber en qué medida corresponde a ISR de personas morales y en qué medida de personas físicas.

Pero más allá de la explicación, lo que es un hecho es que este año se está pagando menos ISR que el pasado.

Como anticipamos desde 2013, la reforma fiscal en realidad se apoyó esencialmente en impuestos indirectos, como el IVA e IEPS, donde se mantiene creciente la recaudación, y no en impuestos a los ingresos, como los datos están demostrando.

Twitter: @E_Q_