Opinión

Se acerca en Nueva Orleans el 'juicio del año' para British Petroleum


 
Después de que la semana pasada British Petroleum acordara pagar las multas más elevadas en la historia de Estados Unidos, por la catástrofe de 2010 en la plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México, el 'juicio civil del año' se acerca para el gigante energético, programado el 25 de febrero en Nueva Orleans.
 
British Petroleum llegó a un arreglo el 29 de enero para pagar 4,500 millones de dólares al gobierno federal en 5 años -durante 4 sus operaciones en EU serán supervisadas por inspectores oficiales-, al declararse culpable de la muerte de 11 trabajadores en la plataforma y reconocer que obstaculizó las indagaciones del Capitolio por el derrame de 4.9 millones de barriles de crudo del pozo Macondo durante 87 días. Sin embargo, la pregunta es si repetirá el acuerdo con el Departamento de Justicia, ante las duras exigencias de los estados más afectados por la marea negra, como Louisiana y Alabama.
 
Garret Graves, director de la Autoridad de Protección y Restauración Costera de Louisiana, señaló a AP que ningún acuerdo será viable sin el visto bueno del gobierno estatal en Baton Rouge, 'debido a la copropiedad de los recursos naturales' dañados. No descartó la posibilidad de un pacto que aleje a las partes del tribunal encabezado por el juez de distrito Carl Barbier, pero consideró pequeña la indemnización de casi 17,000 millones de dólares que BP ofrecería.
 
"No servirán unos 12,000 o 13,000 millones. Ya que representamos a la gente afectada en el litoral del Golfo, nos gustaría superar esto tan pronto como sea posible, aunque definitivamente estamos listos para ir a juicio", subrayó.
 
En ese marco, Blaine LeCesne, experto de la Universidad Loyola en Nueva Orleans, coincidió al indicar que Louisiana -cuyo gobernador, Bobby Jindal, es uno de los prospectos republicanos para la Casa Blanca en 2016-, rechazará el descuento que la firma británica solicita, pues su demanda alcanzaría 10,000 millones de dólares, tomando en cuenta que el impacto del desastre ecológico en la industria pesquera sólo podrá evaluarse en décadas.
 
Ayer, BP reportó que sus dividendos netos en 2012 cayeron 54%, para ubicarse en 11, 582 millones de dólares, en comparación con los 25, 700 millones logrados en 2011.