Opinión

¿Se acabó la etapa del dólar caro?

 
1
 

 

¿Se acabó la etapa del dólar caro?

La cotización del dólar interbancario ayer se ubicó al cierre de las operaciones locales en 18.27 pesos. Se trata del nivel más bajo desde el 9 de junio.

¿Significa esto que ya se vienen mejores tiempos para el peso?

La realidad es que no es así.

Ayer el Banco de México, en el anuncio de política monetaria, en el que dejó sin cambio la tasa de interés de referencia, advirtió lo siguiente:

“…no se pueden descartar depreciaciones adicionales de la moneda nacional, a la luz de la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones presidenciales y sus implicaciones, la posibilidad de precios del petróleo débiles, un deterioro del déficit en la cuenta corriente, y el potencial reinicio de la normalización de la postura monetaria de la Reserva Federal…”.

Dicho en lenguaje llano, estamos muy lejos de haber llegado a un periodo largo en el que veamos ganancias del peso frente al dólar. Lo más probable es que por todos estos factores, tengamos un encarecimiento de la divisa norteamericana en los próximos meses.

En los últimos cinco días el peso es la segunda divisa de mercados emergentes que más terreno ha ganado frente al dólar, casi 4.0 por ciento, sólo por detrás del 6.6 por ciento de avance del peso colombiano.

Pero, si consideramos lo que ha ocurrido a lo largo todo lo que va de 2016, resulta que nuestro peso es la segunda divisa que más ha perdido, con un retroceso de 5.4 por ciento, sólo detrás de la caída de 11.9 por ciento del peso argentino.

De acuerdo con operadores de cambios, quienes están apostando contra el peso mantienen sus posiciones y así lo harán a menos de que sea muy evidente que Donald Trump no tiene posibilidad alguna de ganar las elecciones de noviembre.

Como le he comentado aquí, las encuestas que se han venido publicando en los últimos días le dan una ventaja significativa a Hillary Clinton. Ayer se dio a conocer la de Reuters/Ipsos, que le da una ventaja de 42 a 36 por ciento a la candidata demócrata.

Sin embargo, dicha diferencia está lejos de ser definitiva. Falta mucho tiempo.

Hay otro factor que puede presionar negativamente al peso aun si no ve cercano el triunfo de Trump. Se trata de la posibilidad de que las posiciones de Hillary puedan volverse más militantes en contra de los tratados comerciales.

Aunque hasta ahora no haya planteado expresamente en público su demanda de renegociar el TLCAN –incluso en su discurso de ayer– sí lo ha dicho a dirigentes sindicales, y se ha opuesto públicamente al TPP además de proponer impuestos para empresas que trasladen sus plantas fuera de Estados Unidos.

No sería nada extraño que Hillary tuviera que radicalizar su discurso de defensa de la industria norteamericana en la medida que vaya avanzando la campaña.

Hay que recordar que en 1993, como primera dama del gobierno que llegaba en Estados Unidos, era opositora a la ratificación del TLCAN.

En la medida que exista esa percepción, casi será inevitable que pudiera existir nerviosismo en el mercado cambiario, aun en un entorno favorable a la candidata demócrata.

Así que, la estabilización del tipo de cambio es algo que va para largo. Ni modo.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Escenarios para los cambios en el gabinete
Posponen inversiones por Trump
El señuelo fiscal de Trump