Opinión

Salvando las finanzas con gasolina

1
 

 

gasolina gasolineria pemex (Cuartoscuro/Archivo)

Los automovilistas –sin saberlo– al cargar gasolina nos convertimos en salvadores de las finanzas públicas en enero.

De acuerdo con los primeros datos de este año que ayer entregó la Secretaría de Hacienda al Congreso, los ingresos petroleros del sector público se desplomaron 43.6 por ciento en términos reales. En dinero contante y sonante, eso significa un retroceso de 41 mil 30 millones de pesos; esto significa mil 323 millones de pesos menos cada día del mes.

Sin embargo, las cosas hubieran sido mucho peores si los automovilistas no hubiéramos puesto de nuestra parte. De cada litro de gasolina que usted cargó en enero, alrededor de tres pesos correspondieron al IEPS, es decir, fue un impuesto que fue a dar a las arcas de Hacienda.

El monto total que pagamos fue de 24 mil 137 millones de pesos. Para que vea usted la ‘ayudadita’ que representó este ingreso, tome en cuenta que en las previsiones del IEPS total para enero se estimaba un monto de 16 mil 362 millones de pesos y lo que resultó fue una cifra de 37 mil 896 millones, es decir, 21 mil 534 millones más que lo previsto.

¿Por qué estamos poniendo más dinero a las finanzas públicas quienes tenemos un automóvil?

La razón es que, con todo y el dólar caro que tenemos, el precio promedio del litro de la gasolina regular en Estados Unidos es de 9.78 pesos por litro (en su equivalencia porque allá se cotiza en galones), mientras que en México es de 13.57 pesos para la Magna. Es decir, la gasolina que Pemex importa está 28 por ciento más barata que la que se vende en el país.

Esa diferencia se convierte en un impuesto (el IEPS a gasolinas) cuyo monto es equivalente a 59 por ciento de la pérdida total de ingresos petroleros del sector público.

De no haber existido esa entrada al gobierno, en lugar de un déficit de 91 mil 544 millones de pesos tendríamos uno de más de 120 mil millones.

A diferencia de otros años, el gasto público comenzó 2015 a tambor batiente. Las cifras reveladas ayer indican un monto pagado de 460 mil 826 millones de pesos, cifra superior en 77 mil 163 millones a los 383 mil 663 millones que estaban previstos en el calendario.

Esto quiere decir que, de acuerdo a los datos publicados, en enero aún no se hizo notar el recorte al gasto público que fue anunciado por Hacienda. Es muy probable que sus efectos se empiecen a sentir de manera más intensa hasta el segundo trimestre.

En el arranque de este año, incluso los estados todavía no resintieron la caída de la recaudación participable, pues su retroceso real fue apenas de 3.5 por ciento y las participaciones pagadas a entidades retrocedieron sólo en 5.4 por ciento.

Las caídas pueden ser mayores en los siguientes meses.

En suma, los datos de finanzas públicas de enero apuntan apenas algunas tendencias que vamos a ver en los siguientes meses y aún no reflejan del todo el temporal, salvo en la espectacular caída de los ingresos de Pemex, que bajaron 58.7 por ciento, y esa será la tónica de todo el año.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Les falla el sentido del “timing”
El temporal financiero que viene
Mexicanos: ¿pobres pero contentos?