'Bienvenidos al caos del TP01'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Bienvenidos al caos del TP01'

COMPARTIR

···

'Bienvenidos al caos del TP01'

06/12/2018
Actualización 06/12/2018 - 12:55

El 19 de septiembre de 2017, el TP01 se aproximaba a su destino en Chiapas. Acompañado de algunos integrantes de su gabinete, y de la fuente de periodistas que lo cubría cotidianamente, Enrique Peña Nieto se dirigía a atender a las víctimas del terremoto del 7 de septiembre.

Faltaba nada para aterrizar y el primer mandatario afinaba los detalles de lo que sería un anuncio importante: la ayuda a los damnificados llegaría muy pronto, en forma de tarjetas monedero de Bansefi. Eran poco antes de las dos de la tarde.

En eso, un miembro del Estado Mayor Presidencial interrumpió al mexiquense. Palabras más palabras menos, el uniformado informó al mandatario que un fuerte sismo se había sentido en la Ciudad de México. Coronel, contestó Peña Nieto, si usted no fuera miembro del Ejército mexicano creería que es una mala broma. Apenas un par de horas antes, había presidido el acto solemne por la tragedia de 1985, misma que en la capital se conmemora también con un simulacro. Tras valorar la situación apenas unos segundos, Peña Nieto ordenó que el avión diera la vuelta rumbo al ex-DF. La fuente presidencial notó cómo, en vez de bajar, el avión cambiaba de rumbo al altiplano.

Eso, exactamente, no podría pasar hoy en una situación de emergencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Para empezar porque, a entender de expertos consultados, será muy presidente de la República pero técnicamente no tiene la autoridad para ordenarle a un piloto a cargo de un avión civil cambiar el rumbo.

Esta y otras situaciones afortunadamente hipotéticas tiene hechas bolas a autoridades de aviación.

Por ejemplo. A López Obrador, cualquiera lo ha visto en las fotografías, suele ocupar un asiento de la fila ubicada junto a la puerta de emergencia.

Según conocedores, las líneas aéreas suelen no poner en esa fila a quienes han cumplido 65 años o más. La normatividad no dice nada con respecto a la edad límite, pero quizá así, con ese criterio, las aerolíneas deciden si alguien es apto para lo que se requiere en caso de maniobras de emergencia: poder manipular y levantar una puerta que pesa 15 kilos, por ejemplo, y auxiliar a otros a salir.

Esto último ilustra otra de las situaciones complejas en los tiempos de esta presidencia. En caso de que haya un aterrizaje, o acuatizaje, de emergencia, el pasajero de esos asientos está llamado a auxiliar a otros pasajeros a salir de la aeronave. ¿Debe el presidente de la República salir primero o involucrarse en las maniobras para poner el tobogán y ayudar a otros a salir? Se los dejo de tarea.

Otra situación. Cómo va a comunicarse efectivamente el presidente López Obrador. Seguro pronto traerá un teléfono satelital con él, pero estos días depende de lo que le informen de la cabina y de lo que a través de la misma pueda informar a su gabinete.

Pero, digamos, que va de la Ciudad de México rumbo a Torreón y le avisan que requieren detallarle con prontitud y confidencialmente de una situación en desarrollo. Digamos entonces que el mandatario pregunta al capitán por el aeropuerto más cercano, y el piloto le contesta que es el de Zacatecas. ¿Puede ordenar que bajen ahí? Convencionalmente, dicen especialistas, el dueño de las decisiones en el avión es el capitán. Quedará a criterio de éste si baja o no, pues es la máxima autoridad en el avión, no el presidente.

Para rematar. Ahora que vino la hija de Donald Trump a México a la toma de posesión de ya saben quién, el Servicio Secreto estadounidense revisó el avión de Aeroméxico en el que la enviada del presidente de Estados Unidos viajó a nuestro país.

¿Debe el Ejército mexicano revisar todas las aeronaves en las que viaje el presidente de México?

Señoras y señores pasajeros, bienvenidos (si les toca en suerte en uno de estos días) al TP01, la aeronave en la que viaje López Obrador de aquí al 2024 será el avión presidencial. Y por lo pronto, pues, supone un rompecabezas por las (la providencia no lo quiera) eventualidades que podrían presentarse.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.