Anaya gana, pero ¿le servirá de algo?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Anaya gana, pero ¿le servirá de algo?

COMPARTIR

···

Anaya gana, pero ¿le servirá de algo?

21/05/2018
Actualización 21/05/2018 - 9:50

Comienza la marcha de los cuarenta días rumbo a la elección. Los candidatos que importan, es decir Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, salieron del debate de anoche con los guantes puestos, y ya no se los quitarán de aquí al 30 de junio. Porque si bien las campañas terminan de manera oficial tres días antes, el 27, ¿alguien duda que las escaramuzas digitales seguirán ininterrumpidamente hasta el 1 de julio?

Se llamaron farsantes, se enzarzaron en discusiones sobre cifras de inversión en la ciudad de México en tiempos de AMLO en la jefatura de gobierno, lograron dar golpes de consideración –López Obrador al guardar su cartera cuando se acercó Anaya; y éste conectó cuando dejó a AMLO sin contestar si su cifra de inversión incluía la venta de grandes bancos (Banamex), esas transacciones que el tabasqueño ha denunciado. Repetirían el choque al hablar de un tren transístmico o supuestos estudios del hijo de Andrés Manuel en España, con punto para Anaya que en ambas ocasiones logró sacar de sus casillas a López Obrador, que optó por insultar al panista.

Lo que no nació fue el nuevo Meade. Ni anuncios de adhesiones ayudaron a que el exsecretario de Hacienda presentara una nueva cara, a que diera el campanazo. Ayer el senador panista Ernesto Cordero informó que votará por el candidato del PRI. Y otro senador, Jorge Luis Lavalle, cercano a Roberto Gil y al propio Cordero, dijo que no votará por Anaya. Esas porras fueron desaprovechadas por Meade, que ya en el debate logró tener un par de momentos –contra Morena— en donde se le vio más aguerrido, cuestionando la candidatura de Nestora Salgado y llamando “secta” al partido de AMLO. También criticó la vida de Anaya en Atlanta. Pero ese ímpetu se estrellaba cuando los moderadores, León Krauze y Yuriria Sierra, le evidenciaban: defendió la invitación a Trump, y prometía cosas que ni como canciller ni como dos veces titular de Hacienda ha realizado.

Ante ese panorama, la cuestión es qué hará Anaya con la confirmación de que él es el único que podría, eventualmente, disputarle a López Obrador la presidencia de la República.

La duda es más pertinente porque estamos ante una repetición, un poco más acalorada, pero repetición, de lo que ocurrió en el primer debate: Anaya ganó el encuentro el 22 de abril, sentenció la opinión pública, pero eso no se tradujo en un crecimiento relevante en las encuestas y en pocas palabras su campaña no agarró color. Ganar hace un mes no le redituó gran cosa, o nada.

A Anaya le fue bien anoche en el encuentro en Tijuana, pero su campaña no prende porque no tiene roce: el recuento de actividades proselitistas publicado ayer por Reforma diagnostica el mal. El panista es un candidato, en el mejor de los casos, telegenético, que se refugia en spots: en 50 días de campaña ha tenido solo 29 mítines y ha visitado apenas 19 estados. López Obrador en cambio lleva 120 mítines y 27 estados visitados. Hasta Meade supera al queretano, el doble de mítines (58) en 24 entidades.

López Obrador también vivió anoche una confirmación: que los debates no son lo suyo. Rígido, repetitivo, sin espontaneidad, sin profundidad. Pero es el único que no ha dejado de crecer en las encuestas.

Anaya trae guantes, tira golpes pero, salvo en los debates, nadie lo ve. Como en su minispot de ayer, donde se le ve pegarle a la pera, es un candidato sin público, sin emoción, sin campaña, pues.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.