Opinión

Saldo electoral 2015

 
1
 

 

Advierten que la relación del Bronco con la ciudadanía está en riesgo. (Especial)

36.6 millones de mexicanos (47 por ciento de la lista nominal de electores) votaron en 2015 para renovar la Cámara de Diputados (500), nueve gubernaturas, 600 diputados locales y 907 ayuntamientos o juntas municipales de 16 entidades federativas. Poco después, el 19 de julio, se eligieron 41 diputados locales y 122 ayuntamientos en Chiapas.

Los tres grandes perdedores de los comicios del 7 de junio fueron el PRI, el PAN y el PRD. Juntos perdieron alrededor de 15 millones de votos respecto de las elecciones de 2012. En cambio, Morena, el Verde Ecologista y Movimiento Ciudadano fueron los ganadores netos.

El voto se fragmentó. Mientras que en 2000 los tres grandes partidos (PAN, PRI y PRD) capturaron más de 90 por ciento de la votación total, en 2015 solamente lograron 60 por ciento. Por su parte, los partidos pequeños o emergentes sumaron 21.42 por ciento. Tan sólo Morena, en su primera elección, obtuvo poco más de 8.4 millones de votos. El Partido Verde subió su porcentaje de votación, lo que significa un aumento de 800 mil votos entre 2012 y 2015.

Respecto de las gubernaturas, el PRI ganó cuatro: Campeche, Guerrero, San Luis Potosí y Sonora. El PAN ganó dos: Baja California Sur y Querétaro, mientras el PRD una, Michoacán. En Nuevo León ganó un candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, con 49 por ciento de la votación. De estas gubernaturas competidas, hubo transición en cinco de ellas. La elección en Colima entró en proceso de impugnación y fue anulada debido a la presunta injerencia del gobernador en el proceso electoral.

Los ayuntamientos se repartieron de la siguiente manera: el PRI obtuvo 371, el PAN 178, el PRD 138, Movimiento Ciudadano 35, PVEM 21, PT 12, Panal 11, Morena 11, Humanista 1, Encuentro Social 1, partidos locales 2 e independiente 1. En este ámbito, prácticamente todos ganaron a costa del PRI, que perdió 76 municipios, el PT, que perdió dos y los partidos locales, que perdieron dos.

Aunque el PRI fue uno de los grandes perdedores de votos en 2015, fue el gran ganador en curules en la Cámara de Diputados: obtuvo 206 convirtiéndose en la bancada más grande. En coalición con el Partido Verde y el Panal suman 259, un candado formidable para conducir las labores legislativas. Llama la atención que en 2006, cuando el PRI obtuvo una votación semejante que ahora en 2015, haya obtenido tan sólo 104 curules. ¿Qué ocurrió?

En un artículo anterior (30 de junio) sostenía que los dos grandes aliados del PRI en 2015 fueron Morena y el Partido Verde. “Gracias al primero ganó 42 diputados; gracias al segundo 46. Eso es, sin el efecto combinado de esas dos fuerzas políticas el PRI tendría hoy 88 legisladores menos […] la irrupción de Morena fragmentó el voto de las izquierdas y en muchos distritos donde el PRD era competitivo y le ganaba al PRI (sobre todo en el sur y sureste del país) ahora perdió y el tricolor salió triunfante. Así ganó el PRI 42 distritos. Por otra parte, la alianza con el Verde les dio a los candidatos del PRI-PVEM un colchón de al menos dos o tres puntos adicionales, suficientes para ganar en muchos distritos competidos. Gracias a esa alianza se ganaron 46 distritos”.

Sin duda, el asunto medular, el posible game changer de 2015, fue el éxito de los candidatos independientes. A pesar de que el proceso para obtener el registro de una candidatura independiente no es fácil, 122 ciudadanos lograron juntar todos los requisitos. De éstos, 100 se postularon para un cargo local y 22 para diputado federal. Los exitosos fueron pocos, apenas seis, pero nos dieron grandes sorpresas. Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” logró convertirse en el primer gobernador independiente de la historia del país. Con su discurso coloquial y energético aumentó lentamente en las preferencias electorales hasta que se colocó en el puntero, derrotó a la candidata del PRI –que fue afectada por los escándalos de corrupción de gobernador saliente– y [logró] que el candidato de MC declinara a su favor. Otro caso interesante fue el de Pedro Kumamoto, quien ganó la diputación por el distrito 10 local de Zapopan, Jalisco. Este joven de 25 años utilizó una campaña muy activa en redes sociales que costó una ínfima parte respecto a las campañas de los partidos.

Pero quizá el gran ganador de 2015 no es ni el PRI ni los partidos emergentes sino el presidente Enrique Peña Nieto, quien a pesar de la caída de su aprobación en 2015 logró que su partido, el PRI, mantuviera el liderazgo en la Cámara de Diputados y con ello puede mantener la conducción del gobierno en la segunda mitad, limitar la fiscalización de su administración y concluir las reformas secundarias del Pacto por México. Que el presidente sea el ganador neto no significa, obviamente, que lo sea la democracia mexicana.

Twitter: @LCUgalde

También te puede interesar:
Usos y costumbres del sector empresarial
La reforma política del Distrito Federal
Malas noticias: se va el Corredor Cultural Chapultepec
y regresa el PT