Opinión

Rufino Domínguez: migración, indígenas y liderazgos comunitarios

14 noviembre 2017 5:0
Etiquetas
 
1
 

 

Luto

A la memoria de Rufino Domínguez,
Incansable luchador social y ejemplar líder migrante mixteco.


El domingo pasado falleció nuestro Rufino Domínguez en su casa, en Fresno California. Esta contribución es un homenaje a su vida, su trayectoria y su inspiración para quienes día a día buscan oportunidades de vida para sí mismos, sus familias y sus comunidades; para que este ejemplo de vida permita que muchos jóvenes indígenas migrantes reconozcan sus derechos y los defiendan. Quien sabe cuántos de éstos jóvenes migrantes tengan el don de encabezar luchas actuales y futuras por la defensa de los derechos migrantes, y como Rufino, nunca pierdan los sueños de ver mejoras y lograr desarrollo en sus comunidades de origen.

Así fue la vida de Rufino, quien en 1984 emigró a Estados Unidos donde vivió por más de 26 años, no sin dejar de venir, trabajar y amar a México y a su comunidad natal en la Mixteca de Oaxaca.

Originario de la región mixteca, Rufino fue el fundador del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) donde promovió el primer programa de intérpretes indígenas, además de haber fundado previamente la Organización del Pueblo Explotado Oprimido (OPEO) que sirvió de base para el Centro Binacional para el Desarrollo Oaxaqueño (CBDIO) que finalmente se convirtió en el FIOB. En tiempos de la presidencia de Vicente Fox fue un promotor y asesor para la creación de la Comisión Nacional de Pueblos Indígenas.

En años más recientes, fue activo promotor del voto migrante durante la campaña de Hillary Clinton y se convirtió en fuerte crítico de Donald Trump. Hace siete años, en la “primavera Oaxaqueña” regresó a México por invitación del Gobernador Gabino Cué para ocupar el cargo de director general del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM) entre 2010 y 2016, cargo que fue un reconocimiento a la organización migrante oaxaqueña y su relevante participación social y política tanto en los EEUU como en México; en ese cargo se desempeñó con disciplina y esperanza de lograr cambios en comunidades migrantes de Oaxaca, donde impulsó el diseño y aprobación de la Ley del Migrante.

Su historia personal en busca de oportunidades de empleo como cualquier otro migrante en Estados Unidos destaca porque estuvo ligada a un trabajo social en defensa de los migrantes indígenas que tanto en México, como en Estados Unidos padecen discriminación y exclusión social. Las organizaciones que él fundó están basadas en una visión comunitaria, para que en aquélla tierra puedan preservar el capital social, ser respetados en sus derechos humanos tal que los migrantes puedan desarrollar vínculos sociales y mantener las relaciones con sus comunidades de origen. Del proceso migratoria y funcionamiento de los vínculos sociales de las comunidades Oaxaqueñas nació el concepto de Comunidades Transnacionales.

Asambleas en paralelo en ambos lados de la frontera, cooperación voluntaria para invertir en sus comunidades obras sociales, escuelas, centros de salud, iglesia, panteones, auditorios para el deporte, introducción de luz o de agua potable, opinión en la elección de autoridades, en proyectos a desarrollar. Como se sabe, la migración indígena Oaxaqueña es muy fuerte porque está basada en una cadena de vínculos y solidaridades de paisanos de las mismas comunidades.

Todo esto es fundamental conocerlo, valorarlo y apoyarlo; porque a veces cuando se habla de migración, el centro es la discusión sobre remesas en los 27,000 millones de dólares que llegan a nuestro país en remesas y creemos que esto es muy fácil para los migrantes, que llegan, trabajan y ganan muchos dólares sin pasar por ningún problema, pero la realidad para los migrantes es muy distinta, es una vida de mucho riesgo, de ruptura por dejar a sus familias, de perder sus derechos humanos al momento de llegar al “otro lado” porque se tienen que esconder, porque no tienen acceso a vivienda, educación, salud, es decir, se replica la situación de marginación por la cual dejaron su comunidad en México. Esto fue lo que vio y vivió Rufino al llegar a California, por eso se puso a trabajar en el reconocimiento de la dignidad de los migrantes ya que no son personas malvadas que roban la riqueza de los Estados Unidos, como lo ha pintado el presidente Trump, sino que producen mucha riqueza para los Estados Unidos y para nuestro país también, ya que de no ser por los migrantes que envían parte del fruto de su esfuerzo, los niveles de pobreza en México serían mucho más catastróficos.

De ahí que Rufino Domínguez haya creado organizaciones binacionales, porque lo que se lograra allá en Estados Unidos debía tener un reflejo en México y viceversa. De ahí que también promoviera el desarrollo comunitario en Oaxaca y dejara a sus hijos como uno de sus últimos consejos, el que ellos también siguieran luchando por su bienestar en Estados Unidos pero sin olvidar sus raíces, lo que incluye no olvidar que tienen el deber de apoyar las comunidades indígenas en México. Con Rufino Domínguez trabajamos la bancarización de remesas en comunidades de Oaxaca.

En congruencia con su vida y sus principios, Rufino Domínguez renunció a su cargo en protesta por la represión policiaca en Asunción Nochixtlán. Regresó al Valle de San Joaquín en Fresno, California.

Pocos meses después le fue detectado un tumor maligno en el cerebro.
Un adiós, un hasta siempre para Rufino Domínguez que se queda entre nosotros con su fortaleza y su ímpetu.

*Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social.

Correo: isacruzh@gmail.com

También te puede interesar:
Diálogos por la inclusión financiera de migrantes y comunidades de origen
Mujer rural y alimentación: oportunidad y resiliencia en el siglo XXI
Realismo mágico entre Ladrones viejos y rateros nuevos