Opinión

Romo: Construyendo
a AMLO

 
1
 

    

Alfonso Romo (Cuartoscuro)

El empresario Alfonso Romo se ha convertido en el vocero de la campaña de Andrés Manuel López Obrador. Sorprendentemente en cada entrevista minimiza los errores de su jefe, dice que no es 'tan' malo como se piensa y que sus ideas se tienen que aterrizar. Seguramente está siendo de gran ayuda. En una entrevista con Bárbara Anderson (Milenio 15/02/17), el escudero de López Obrador, Alfonso Romo, dijo: “fisiológicamente somos muy parecidos a los cerdos”. Se ha de entender bien con su candidato que cree que el país es una granja en rebelión.

El nuevo defensor público del tabasqueño está feliz dando entrevistas por todos lados. En realidad, lo que hace Romo es promover su persona, sus empresas y hasta confirmar todas las sospechas y certezas que se tienen sobre su idílico candidato. Curioso defensor escogió la cúpula de Morena. Romo dice que López Obrador es lo contrario de lo que el propio Andrés Manuel nos ha dicho desde hace años. Primero los pobres, ha sido uno de sus lemas durante años.

Él se vende como el hombre del pueblo, del “pueblo bueno”, el que siempre está no sólo con los más necesitados, sino que está en contra de esos que han saqueado al pueblo: no sólo los políticos rateros sino en contra de los ricos que han abusado de esa situación. Lo que él ha denominado durante años como “la mafia del poder”. Bueno, pues Romo, que ha formado parte de esa mafia, ya es parte del grupo de AMLO, lo mismo Bartlett y cualquier priista arrepentido. Se ha encargado de decir en sus entrevistas que no perjudicó en absoluto a los ricos que tanto ha dicho que detesta. Al miedo de las clases altas, acomodadas o como se les quieran decir, Romo sostiene: “Cuando Andrés Manuel gobernó, ¿qué les hizo? ¿Le subió el precio a las Lomas de Chapultepec y se lo bajó a Xochimilco?” (El Universal 27/02/17) Pues no, ya sabemos que no lo hizo, que los pobres no estaban primero.

Una de las palabras favoritas del empresario Alfonso Romo respecto de López Obrador es brutal. Habla de su “determinación brutal”, de un “cambio brutal” en la percepción de la gente y de que se puede lograr un “crecimiento brutal”. Todo es “brutal” para él (El País, 27/02/17). Por supuesto ve en su líder algunos de los rasgos que los demás vemos como arranques infantiles, rencor a largo plazo y otras cosas, por eso Romo dice que “está muy indignado, pero es un hombre muy maduro”. ¿Qué tiene que ver la indignación con la madurez? ¿Es de inmaduros indignarse?

El nuevo gurú de Andrés Manuel abre la boca y lo hunde. Anticipando la conocida torpeza de su candidato advierte que “tiene que ser muy inteligente”. Y no encuentra mejor comparación para el izquierdista mexicano que el ultraderechista colombiano Álvaro Uribe, que es a quien “se parece más”. “Me llevo muy bien con Uribe, lo he traído a México y he estado en su casa montando a caballo: Uribe es de derecha, paramilitar. ¿Horroroso, no? Pues ninguno de los dos es tan horroroso”.

Lo que sospechábamos sobre que AMLO es un conservador de ultraderecha lo corroboró su escudero Romo. Ojalá lo siga construyendo en los medios.

Twitter: @JuanIZavala

También te puede interesar:
La defensa del 'New York Times'
Una difícil negociación
Imágenes de la cueva de Alí Babá