Opinión

Robots invaden México… y son coreanos

 
1
 

 

Wia robot. (en.hyundai-wia.com)

En 2013 enviaron 81; en 2014 fueron 114 robots. El año pasado hubo una explosión, el número detonó. En 2015 los coreanos del sur exportaron a México 37 mil 143 de estos dispositivos inteligentes de acuerdo con información del gobierno de México.

Un 85 por ciento de todos los robots que México compró a extranjeros ese año provinieron de esa nación.

¿Los responsables? Descartemos. No fue la nueva planta de la coreana KIA en el “bronco” Nuevo León.

Me dicen que a esa fábrica que produce principalmente un sedán llamado Forte llegaron aproximadamente 350 robots en 2015, que ya hacen un buen número.

Pero ahí en Pesquería, en donde se ubicó KIA, deben de saber qué pasa.

Pesquería se llama. Es uno de los municipios conurbados en Monterrey, pero por el origen geográfico y cultural de los inversionistas y vecinos que llegan de manera constante, la gente empieza a referirlo como “Pescorea”.

Hasta abril de este 2016 que va corriendo ya habían llegado otros 864 robots de origen coreano al país. Hasta ese momento del año sólo Japón superó a esa nación, con 901 máquinas de este tipo exportadas a México.

¿Será WIA la productora de esos robots? Va la radiografía: Hyundai tiene filiales como KIA, su hermana automotriz, y WIA, productora de herramientas de la más alta tecnología para la producción de vehículos. Todas, claro, coreanas.

WIA compite con empresas como ABB y KUKA, cuyas oficinas centrales están en Suiza y en Alemania. Esos dos países apenas exportaron 404 robots a México en 2015, juntos. ¿Fue WIA? Quizá.

En cualquier caso, llegan los robots. Hace dos años, el reconocido científico Stephen Hawking en ánimo objetivo dijo que el hombre será superado pronto por las máquinas.

“El desarrollo a fondo de la inteligencia artificial podría detonar el final de la raza humana”. Dijo a la BBC en esos días. “Los humanos, limitados por la lenta evolución biológica, no podrían competir y serían reemplazados”. Fue su argumento durante la entrevista con ese medio británico.

Ignoro si se avecina un resultado fatal como el que supone Hawking, pero casi todos hemos visto imágenes en video de brazos mecánicos que arman automóviles automáticamente.

Aún pronósticos menos dramáticos vaticinan una competencia mayor entre hombres y dispositivos que se mueven de manera autónoma.

Según el Engineering Sciences Department de la Oxford University, el trabajo realizado por una persona más fácilmente reemplazable por una computadora es el de telemarketing y ahora todos somos testigo de un mundo en el que cada vez es más difícil ser atendido por un humano al teléfono.

Un estudio presentado por esta institución en 2013 explicó que mientras más monótono el trabajo, más realizable es por una inteligencia artificial.

Regresemos a México. Aquí los robots que llegaron el año pasado costaron en promedio nueve mil 900 dólares, de acuerdo con registros gubernamentales. Unos 180 mil pesos. El promedio de ese precio cayó a un tercio desde los casi 30 mil dólares que pagó el país por estas máquinas un año antes.

¿La razón? Nuevamente: los baratos robots coreanos, que se importaron reportando precios inferiores a siete mil dólares en promedio.

Según Oxford University, la inteligencia artificial puede fácilmente sustituir a relojeros, bar tenders, técnicos petroleros y hasta modelos. Sorprende esto último, pero admitamos que el trabajo no es intensivo en creatividad.

Los robots llegan y seguirán llegando porque hay un incentivo muy grande para quien invierte en ellos: son trabajadores que no cobran salarios, no se agremian, no descansan y por tanto, producen más en tareas sencillas como la de atornillar cosas, a un menor costo. ¿La defensa para quienes sí respiramos, comemos y nos quejamos? Se me ocurre migrar hacia los servicios y hacerlo cada vez de forma más original y útil.

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
Yo revisaría estas carreras si tuviera 18 años
Más vale que alguien ponga el ojo en este combustible
Que el primer enmascarado mexicano fue este irlandés