Opinión

Robo de autos, aprender de Ciudad Juárez

   
1
   

   

autos México

En Ciudad Juárez arrancaron el año con 123 robos de auto al mes sin violencia y 23 con violencia. Y quieren terminar el año con sólo 100 robos de auto sin violencia y 13 con violencia.

La meta no parece tan notable si se toma en cuenta que estamos hablando de una población que tenía en 2015, según el Inegi, menos de un millón 400 mil habitantes.

Sin embargo, tales cifras se valoran de una manera muy distinta si se recuerda todo lo mal que estaba Ciudad Juárez hace muy pocos años en ese y en otros indicadores de seguridad.

Sólo en un mes, enero de 2010, los robos de auto sin violencia llegaron a contabilizarse en mil 231, es decir, diez veces más que en 2017. En ese mismo año, hubo otro mes en el que los robos con violencia marcaron el récord de 540. (Cifras de los indicadores de la Mesa de Seguridad y Justicia de Juárez http://bit.ly/2ucjEAz).

Existen, como se sabe, varias teorías sobre el descenso en la violencia en Ciudad Juárez. Hay quien asegura que la guerra entre los narcos cesó y que llegó a esa población una pax narca, y con ésta, consecuentemente, bajaron los niveles de los delitos.

Aceptando sin conceder que el fin de los enfrentamientos entre cárteles pudo contribuir a reducir los crímenes, es innegable la aportación en ello de los integrantes de la ya citada Mesa de Juárez.

En el caso del robo de autos, al ver que el índice de ese delito rozaba los dos mil vehículos al mes, la Mesa de Juárez congregó a las distintas corporaciones encargadas de la seguridad. “La primera cosa que vimos es que ni se conocían entre ellos”, me contó de nuevo ayer uno de los integrantes de ese grupo ciudadano. “Así que hicimos un mapa de actores. Teníamos gente de la Fiscalía, que tenía que investigar los robos, gente de la Policía Municipal, que hacía los patrullajes, entonces estaba la Policía Federal también y hasta gente de la SEIDO de la PGR.

“Asesores colombianos nos dijeron ‘si no saben lo que está pasando, cómo lo van a cambiar’. Así que establecimos los indicadores que tenemos hasta hoy. Y convocamos a las autoridades, fue todo lo que hicimos, juntarlos y decirles: ‘aquí estamos todos los responsables de que esto cambie’”.

Sucedió que la Fiscalía sabía que los robos eran entre las 12 horas y las cuatro de la tarde en estacionamientos de centros comerciales, y entre la medianoche y las 3:00 a.m. en ciertos vecindarios. Descubrieron que esa información tan básica era desconocida por la Policía Municipal, que se supone que tendría que hacer rondines preventivos.

Y descubrieron que de 23 integrantes de la Fiscalía, sólo dos estaban dedicados a investigar la venta de autos robados a los 'yonques'. Dos para investigar dos mil robos. Ahí fue cuando entraron la Policía Federal con miles de agentes y la PGR. “Una semana después iniciaron los operativos para reventar 'yonques'. El delito es una industria, y en la medida que éste tenga el terreno fértil, florecerá”.

Los índices de robo de auto comenzaron a bajar a las pocas semanas. “Es que no es rocket science, se requieren refuerzos, sí, pero la solución tiene que ser local, con fortalecimiento institucional para que los policías, los MP y las fiscalías locales puedan hacer su trabajo”, concluye ese integrante de la Mesa de Juárez.

Visto ese éxito, conviene preguntar ¿y si en vez de esperar milagros, o salvadores nacionales en operativos Conago, revisamos lo que sí funciona contra el robo de autos?

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Mancera, populismo policíaco
Recetario de periodismo de Buendía, vía JEP
Sálvenos, doctorcito De la Fuente, por fa