Opinión

Riesgo de una mayor inflación en el país

 
1
 

 

Índice de Precios al Consumidor

El día de hoy se conocerán los Índices de Precios al Consumidor así como al Productor hasta el mes de julio pasado, lo que confirmará que continúan sus tendencias al alza. El control de la inflación ha sido uno de los principales cimientos que ha permitido la estabilidad macroeconómica, de la cual se ha beneficiado nuestro país en los últimos lustros. Esto ha propiciado el crecimiento de nuestra economía, mientras que otros países han sufrido una importante caída en su producción y empleo, sobre todo en Latinoamérica.

Hoy se ve lejana la época en que teníamos una elevada inflación, por lo que gran parte de la actual población no llegó a conocer la distorsión que tenía nuestro sistema de mercado y los aumentos exagerados y volátiles de precios que sufrían gran parte de los bienes y servicios que se vendían en México. Esa inflación propiciaba una mala asignación de los recursos, caída en la productividad nacional, así como un deterioro en la distribución de la riqueza. Esto último es así ya que la inflación transfiere recursos de la clase media y pobre hacia los sectores más ricos de la población. Además, la inflación eleva las tasas de interés, se reduce el ahorro, el crédito y se tienen otros males económicos. Entre los mismos cabe destacar la caída en la inversión de infraestructura y en proyectos de largo plazo.

Un objetivo primordial de los últimos años ha sido mantener controlada la inflación y un instrumento básico para su logro ha sido la autonomía del Banco de México. Sin embargo, empiezan a aparecer síntomas preocupantes en el entorno nacional que indican que hay el riesgo de que se inicie una etapa de mayor inflación en el país:

1) El crecimiento del Índice de Precios al Consumidor sigue estando por debajo del objetivo de 3.0 por ciento anual fijado hace tiempo, pero ha cambiado su tendencia decreciente en el presente año. 2) Por su parte, el Índice de Precios Subyacente (que no incluye los precios de bienes y servicios que tienen una alta volatilidad) muestra un incremento aun mayor y ya es del 3.0 por ciento. 3) Los precios al productor finales, excluyendo petróleo, ya crecen a una tasa anual superior a 6.0 por ciento, lo cual se espera impacte a los precios al consumidor en los próximos meses. 4) El deterioro en el tipo de cambio empieza a percibirse como un cambio permanente (y no temporal como fue en otras ocasiones), lo que ya está influyendo en los precios de distintos productos finales y en la mayor demanda de bienes de consumo duradero. 5) Los recientes aumentos de precios de los energéticos elevan los costos de producción, lo cual se irá reflejando de manera paulatina en los precios de los productos finales. 6) Las tasas de interés de los instrumentos de mediano plazo han tenido un incremento en los últimos meses y no sólo en las de corto plazo.

Cabe resaltar que el costo financiero es uno de los conceptos más importantes en el gasto público, ya que representó más de 237 mil millones de pesos en el primer semestre del año, con un incremento anual superior a 10 por cirnto por arriba de la inflación. Este monto ya es superior al erogado por cualquier secretaría de Estado y se espera que siga elevándose en los siguientes trimestres.

Un efecto preocupante de la mayor inflación esperada es su impacto en el sector financiero, elevando las tasas de interés y al tipo de cambio, lo que incrementa el servicio de la deuda del sector público. Esto, a su vez, eleva el déficit fiscal del sector público, lo que tiene un impacto en la inflación, creándose así un círculo vicioso del cual es muy difícil y costoso salir. Esta situación ocurrió recientemente tanto en Brasil como en Argentina e incluso en México en décadas pasadas, la cual distorsionó las economías, provocando graves crisis financieras.

Para evitar un deterioro adicional en el entorno financiero el gobierno federal y los locales deben proseguir con los ajustes en las finanzas públicas, principalmente en gastos superfluos y en corrupción. Por su parte, el Banco de México deberá cumplir con su mandato de controlar la inflación a pesar de las presiones que tenga para seguir una política de expansión monetaria para reactivar la economía. Además, los distintos sectores deberán ser muy cuidadosos para evitar crear mayores expectativas inflacionarias en este momento.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Se frena la economía mexicana
Trump y la economía mexicana
El comercio internacional beneficia, pero no a todos