Opinión

Revelan generalidades del TPP en Propiedad Intelectual

 
1
 

 

QUESO

De manera cuidadosa y dosificada, el Gobierno mexicano empieza a revelar algunos de los puntos críticos del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) que permiten ya un análisis más certero, si asumimos que lo publicado es lo negociado. Ese parece ser el propósito de no dejar aún ver el texto completo, limitando el acceso a las 15 cuartillas de resumen del texto final que hizo accesible la Secretaría de economía la semana pasada.

De los 30 capítulos que son resultado de la negociación, parecería que por simple extensión el de Propiedad Intelectual es el mayor calado, habida cuenta de la complejidad e intereses que suelen acompañar a estos temas. Sin embargo, llama la atención el lenguaje cifrado en que se redacta el resumen del texto, que sigue pretendiendo ocultar lo inocultable. Haré a continuación mi mejor esfuerzo por “traducir” los cambios que serán resultado de la llegada del TPP a nuestro sistema.

De acuerdo al texto, el capítulo de Propiedad Intelectual requiere cierta transparencia y garantías de debido proceso con respecto a la protección de nuevas indicaciones geográficas, incluyendo las indicaciones reconocidas o protegidas a través de tratados internacionales. Esto incluye la confirmación de entendimientos sobre la relación entre marcas comerciales e indicaciones geográficas, así como salvaguardias con respecto al uso de términos utilizados comúnmente. Lo que parece haberse negociado en el Tratado, es la protección de los productores estadounidenses de lácteos, al asegurarles que podrán seguir haciendo uso de expresiones como “feta”, “manchego”, “brie”, “camambert”, “roquefort”, “parmesano” y otras que serán consideradas “genéricas” y desprovistas de protección. Este es para nosotros un giro radical de nuestra tradición europea en la protección de denominaciones de origen y la renuncia expresa a que nuestros productos étnicos aspiren a los beneficios de estas figuras.

Según el resumen del texto del TPP, el capítulo contiene disposiciones relacionadas con los productos farmacéuticos que facilitan tanto el desarrollo de medicamentos innovadores para salvar vidas como la disponibilidad de medicamentos genéricos, tomando en consideración el tiempo que los distintos países puedan requerir para cumplir con estos estándares. El capítulo incluye compromisos relativos a la protección de datos confidenciales de pruebas y otros datos presentados para obtener una aprobación para la comercialización de nuevos productos farmacéuticos o productos agroquímicos. Asimismo se reafirman los compromisos de los países con la Declaración de la OMC de 2001 relativa al Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública, y en particular, se confirma que los países no estarán impedidos para adoptar medidas para proteger la salud pública, incluso en casos de epidemias como la del VIH/SIDA. Lo anterior significa que, por una parte, se otorgarán extensiones de vigencia a patentes cuando la tramitología de IMPI/Cofepris restrinja seriamente el periodo original de protección; lo segundo es que en el caso de medicamentos biotecnológicos los datos clínicos serán accesibles transcurridos 8 años, con lo que se demorará el ingreso de “bio-similares” al mercado; y por último, parece ser que se respetará la opción de que en casos de epidemias se libere la explotación de la patentes durante el periodo de emergencia.

Sobre los derechos de autor, el capítulo de propiedad intelectual exige adoptar o mantener un marco de puertos seguros de derechos de autor para proveedores de servicios de Internet que permitan monitorear actividades infractoras de derechos en la red. Esta indefinida referencia hace prever que las empresas titulares de derechos de autor (disqueras, televisoras, productoras de cine, entre otras), podrán solicitar la suspensión de servicios a usuarios que bajen obras sin autorización.

Falta saber, con precisión, que alcance tendrán estas facultades.

De momento, hasta ahí vemos.

También te puede interesar:

Cómo afectará la Extensión de Patentes del TPP

Concluye TPP con serias cargas en Propiedad Intelectual

Crece robo de identidad empresarial en México