Opinión

Retos financieros para gobierno y empresas
en 2016

 
1
 

 

Módulo especial petróleo

Hay una preocupación respecto a los problemas financieros que tiene la más conocida empresa constructora en el país, ya que mientras algunos opinan que son una excepción y reflejan un caso en particular, otros piensan que es sólo un primer aviso de lo que les puede pasar a numerosas empresas en los siguientes meses, por un cambio en el entorno económico. De la respuesta a esta pregunta se desprende una estrategia muy diferente para los negocios frente a 2016.

Con los elementos disponibles hasta este momento se concluye que la situación de las empresas en 2016 será más complicada de lo que muchos esperaban o deseaban hace doce meses y varias de ellas pueden pasar por muy graves apuros si no siguen una estrategia para éstos. Parece que los problemas que empiezan a enfrentar diversas compañías en la actualidad no son excepciones, sino un primer aviso de lo que puede pasar en 2016 a empresas muy endeudadas en pesos pero sobre todo en divisas, con problemas de cobranza y sin flexibilidad para ajustarse a un nuevo entorno.

El nuevo panorama más complicado que se aproxima el próximo año se desprende de los siguientes puntos:

1) El precio del petróleo ha seguido bajando y la mezcla mexicana ya está por debajo de 30 dólares el barril, mientras que estaba arriba de 100 dólares en el verano del año pasado. Esto impacta en menores ingresos públicos y una reducción en los flujos de dólares hacia el país, lo que ha debilitado al peso mexicano. Esta situación no es temporal y puede durar un par de años más, como lo confirma el hecho de que los recientes conflictos en Siria, Rusia, Francia y Turquía no elevaron el precio del petróleo de manera visible.

2) Menores ingresos públicos, conjuntamente con el objetivo de mantener el déficit fiscal en México, sólo se puede lograr con un menor gasto público así como con una mayor recaudación por otros conceptos, como son los impuestos y los cobros por los servicios públicos. Menor gasto público significa que el gobierno hará una menor contratación de servicios de las empresas, así como menores compras de los diversos bienes. Además, es muy probable que retrasará aún más los pagos a sus proveedores, todo lo cual afectará la liquidez de las empresas en el curso del año.

3) En la presentación de su Presupuesto para 2016 el gobierno federal ya anunció un agresivo programa de reducción en el gasto de la mayoría de las secretarias de Estado, así como en la inversión pública. Esto afectará a las distintas empresas, sobre todo aquellas que no tengan otro tipo de clientes o que tengan un apalancamiento elevado.

4) Por otro lado, las tasas de interés externas e internas ya empezaron a subir aún antes de que lo haga la Fed. Esto elevará el servicio de la deuda para el gobierno y para las empresas muy endeudadas, lo cual se puede reflejar en una reducción aún mayor en el gasto del gobierno. Sin embargo, la estrategia de los distintos gobiernos es evitar incrementos drásticos en las tasas de interés para evitar una nueva recesión global.

Hay que enfatizar que habrá sectores y empresas que se verán beneficiadas en el nuevo entorno como son aquellas que tengan muy diversificada su cartera de clientes y que sean generadoras de efectivo.

Además, debido al tipo de cambio más debilitado, se tendrá un proceso paulatino y natural de sustitución de importaciones, ya que serán varios los sectores que podrán incrementar la fabricación de aquellos productos que se importaban porque era más barato adquirirlos en el exterior, pero ahora ya no es así. Por otro lado, nuestro país es vecino del mayor mercado del mundo, lo que seguirá beneficiando a diversos exportadores.

Sin embargo, el cambio de las empresas para ajustarse a las nuevas condiciones de los mercados e invertir en los procesos de producción que se requieren no es ni fácil ni barato. Es por lo mismo que el apoyo financiero y la reducción en trámites, los menores costos, impuestos y una menor corrupción son indispensables para ajustarse al nuevo entorno.

El autor es economista.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
La economía y la demanda interna siguen creciendo
El salario mínimo deja de ser el “referente legal”
Se complica el escenario económico para 2016