Opinión

Resultados y riesgos para las participaciones

Las participaciones en impuestos federales son el principal ingreso de las entidades federativas. Junto con las aportaciones que desde 1998 forman parte como capítulo V de la Ley de Coordinación Fiscal, significan alrededor de 90 por ciento de los ingresos totales de las mismas, con las asimetrías naturales entre ellas. Junto con otros ingresos como los subsidios o los convenios, constituyen el llamado gasto federalizado.

Las transferencias condicionadas -las aportaciones- están etiquetadas a un fin especifico, nunca pierden su carácter de recursos federales; mientras que las no condicionadas -las participaciones-, son recursos propios, ingresos no programables, que dependen del comportamiento de la recaudación participable. Estas últimas son utilizadas por las entidades federativas y los municipios para sufragar el costo de tener un gobierno y cumplir con sus compromisos de gasto, que van desde el gasto corriente, el social y los subsidios, hasta los compromisos de su deuda pública.

Por ello resulta importante ver con cuidado el comportamiento de la recaudación participable y analizar con mayor atención el impacto que en el futuro puede tener la caída en el precio del petróleo sobre las participaciones, que ya llegó a menos de 40 dólares por barril, aunque es de preverse un “efecto rebote”.

Así tenemos que en 2014 la RFP fue superior en 5.1 por ciento en términos reales a la de 2013. Ello tuvo que ver con los nuevos bienes y servicios gravados con el IVA ,la homologación del mismo en las zonas fronterizas, así como del IEPS , mientras que por el lado del ISR a las personas físicas, estuvo relacionado con un incremento en su tasa, pero también por el efecto de un gran esfuerzo en el trabajo de la administración tributaria.

En resumen, la recaudación tributaria creció muy por encima del PIB, aun con cifras preliminares. Sin embargo, el Derecho Ordinario de Hidrocarburos -alrededor de la tercera parte de la RFP- presentó una tendencia decreciente, que se agravará por supuesto en el futuro inmediato. Recordemos que las coberturas contratadas no son participables.

Por su parte, las participaciones en 2014 resultaron 5.6 por ciento mayores en términos reales respecto al año anterior y -es importante mencionarlo- 12 por ciento superiores a las de 2008 en términos reales, excepto sólo tres entidades en 2014: Zacatecas, Tabasco y Campeche. Las dos últimas incluso presentan menores ingresos en términos reales que en 2008.

Lo pagado fue superior 0.9 por ciento respecto a lo programado para 2014, aunque desde septiembre fueron inferiores, destacando la caída de diciembre con menos 8.8 por ciento. Por ello no se activo el Fondo de Estabilización de Ingresos de las Entidades federativas (FEIEF). Cuatro entidades recibieron menos participaciones respecto a lo programado: las tres mencionadas más San Luis Potosí.

Panorama mucho mejor que el que se vivió hasta 2012, pero con neblina en su futuro.

Don Julio Scherer

Falleció Don Julio, tenaz defensor de la libertad de expresión, hombre de principios; en suma, un ser humano y un mexicano ejemplar. Seguramente ya está con Susana su esposa, y ahí encontrará a sus grandes amigos y compañeros como Vicente Leñero, Gabo, Monsivais y Miguel Ángel Granados Chapa, entre muchos. En lo personal además de lector permanente de su trabajo, tuve la fortuna de conocerlo, de que me conociera y de compartir preocupaciones y amistades como Miguel Ángel, Carlos Quijano y Monsivais.

Twitter: @davidcparamo