Opinión

Rescatando al astronauta Watney

1
 

 

matt damon

Algo debe tener Matt Damon para que, por segunda vez en su carrera, un grupo de personas arriesgue pellejo y chamba para salvarlo, atentando contra todo sentido común. Aunque les haya salido más caro el caldo que las albóndigas, en 'Saving Private Ryan' un pelotón se adentró en territorio enemigo para rescatarlo. En 'The Martian', la NASA dedica quién sabe cuántos años de su trabajo y presupuesto para traerlo de vuelta a la Tierra, después de que su misión en Marte lo da por muerto. ¿La moraleja? La próxima vez que vayan a la guerra o al espacio, dejen a Damon en casa.

Por fortuna, Mark Watney (Damon) es un botánico capaz de solucionar todos los problemas que se le presentan. Olvídense del bruto de Tom Hanks en 'Cast Away', sufriendo como Magdalena para romper un coco. Varado en Marte, Watney cosecha patatas con su excremento, crea agua a través de un proceso de extraña combustión e improvisa una forma de comunicarse a larga distancia con la Tierra. La experiencia es, por decir lo menos, antidramática. ¿Qué peligro hay para quien puede resolver cualquier embrollo?

Cuando se trata de salvar al mundo (o a un botánico en Marte), Hollywood siempre intenta ser tan incluyente como pueda. El resultado es un elenco inmenso, tan variopinto como un comercial de Benetton. En 'Independence Day', un piloto negro y un científico judío le dieron en la torre a la malvada nave alienígena. 'The Martian' quintuplica ese afán por introducir diversidad con calzador. Ya que gran parte de la taquilla mundial ahora depende del mercado chino, la misión acaba requiriendo que la NASA colabore con el proyecto espacial de China. La movida comercial es tan evidente que, para ser franco, me sorprendió que la película no acabara con Watney visitando a Xi Jinping para darle un abrazo de agradecimiento y tramitar la doble nacionalidad.

MISION RESCATE
Director: Riddley Scott
País: Estados Unidos
Productores: Simon Kinberg, Ridley
Scott, Michael Schaefer, Aditya Sood
y Mark Huffam
Duración: 141 minutos
Cines: Cinépolis Interlomas 3D,
18:05 horas

Quizás no ocurre así porque 'The Martian' es también una película patriotera, de esas que abundaban hace tiempo, cuando Michael Bay trepó a Bruce Willis a un asteroide para proteger a la humanidad. Por supuesto que el director Ridley Scott acaba poniendo la cámara en Times Square, mientras una multitud se congrega como ninguna multitud se ha congregado para algo que no sea Año Nuevo, en espera de que logren rescatar a Watney… con una banderota de Estados Unidos ondeando en las pantallas. Viva China, claro. Pero antes, ¡viva Estados Unidos!

Lo más lamentable de 'The Martian' es que venga de Scott, el cerebro detrás de dos de las películas de ciencia ficción más influyentes de la historia: 'Blade Runner' y 'Alien'. Ese director austero y genial, cuyo futuro mezclaba metal, lluvia y ácido, alienígenas implacables y androides poetas, ahora musicaliza sus secuencias con canciones de ABBA.

Como demostró en 'Prometheus', Scott aún tiene un ojo privilegiado para el ambiente enrarecido del espacio exterior: en 'The Martian', Marte se ve como un sitio inhóspito e impresionante, el Monument Valley de Utah visto a través de la estética de Mad Max. Pero la belleza visual no es suficiente para llenar el cuadro de una película larga y predecible. Supongo que para los fanáticos de la aeronáutica habrá momentos entretenidos. Para quien no conoce ese mundo, 'The Martian' resultará tan fascinante como ir a clase de cálculo en la prepa.

Twitter: @dkrauze156

También te puede interesar:
El extraño retorno de M. Night Shyamalan
El cine y la alta montaña
Xenia', una caricatura sobre la inmigración