Opinión

Reputación pública
en internet

1
 

 

Tablet

Luis Cárdenas exhibe romance de Pedro Ferriz con mujer ...así reza el último título de la primera búsqueda en Google sobre este conocido personaje del periodismo nacional. En esa primera página de búsqueda en Google (del título 1 al 9) todo va muy bien para el periodista con biografías, conferencias en YouTube, sus datos en Twitter y sus críticas al sistema que lo hacen verse como una figura comprometida con su profesión. Esto suena bien mientras el lector no llega a la última de las notas de esa primera página, es decir la número 10 que revela a Ferriz como un hombre deshonesto que perdió trabajo y fortuna por engañar a su mujer.

Ya no hablemos de las páginas subsecuentes del buscador que dan cuenta de la historia de su amorío clandestino con llamadas telefónicas, fotografías y decenas de notas sobre la historia de la infidelidad, la renuncia a su trabajo, la conferencia de prensa en la que le pide perdón a la sociedad y también a su mujer. En su momento el tema se hizo viral y se convirtió en trending topic en poco tiempo.

Ha pasado más de un año y a Ferriz su mujer ya lo perdonó, cambió de trabajo y siguió siendo contratado para dar conferencias. Digamos que su vida alcanzó un punto de normalidad, pero eso no importa porque las notas publicadas en las búsquedas de Google siguen dando cuenta de su infidelidad y seguirán marcando su trayectoria. Este es un caso común en Google que también le ocurre a la gente común sin importar la inocuidad del tema. Las búsquedas de Google dan cuenta de toda la información de las personas sea falsa o verdadera siempre que se haya hecho pública a través de algún medio digital. Puede que provenga de notas infundadas, de informes reales o falsos, de noticias coloridas o emitidas por medios de poca valía, al final lo que queda en juego es la reputación pública de las personas.

Aunque el derecho al olvido fuera aplicable en nuestro país, no sería suficiente para abordar la baja de las notas de los buscadores de internet. ¿Se puede hacer algo para contener la publicación de informes ominosos en las búsquedas de internet? Esta es una tarea que podemos abordar los relacionistas públicos a través de estrategias combinadas de prensa y herramientas en línea. No podremos borrar las ligas, pero sí evadir la información en la primera consulta.

ediazcoria@laboladepapel.com