Opinión

Remanentes de operación de Banxico bajarán deuda

1
 

 

[Cuartoscuro]  Hace más de un mes (8 de marzo), Banxico optó por recortar en 50pb la tasa de referencia. 

¿Qué es lo que incluirá el paquete económico que se va a dar a conocer hoy?

Todo indica que será la tarde de este martes cuando se den a conocer los Criterios de Política Económica, el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos.

Una de las modificaciones interesantes que habrá en este paquete, sin embargo, no corresponde a ninguno de esos tres componentes sino a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Actualmente el artículo 19 de esta ley establece las reglas de asignación de los ingresos excedentes obtenidos por el sector público. La mayor parte de los fondos que no están etiquetados se va a compensar incrementos no previstos del gasto programable o a nutrir a diversos fondos de estabilización.

En el paquete que se dará a conocer hoy hay una propuesta, pues se especifica un uso preciso para la mayoría de los ingresos extraordinarios no recurrentes, como los remanentes de operación que el Banxico entrega a Hacienda por ley.

En este caso, la propuesta indica que el grueso de estos recursos se asignen a la reducción de la deuda pública, realizando pagos anticipados de ella.

¿Por qué es relevante esta modificación? Porque es previsible que en 2016 el Banco de México genere un alto nivel de remanentes de operación, como producto de la depreciación de nuestra moneda.

Sea a través de la venta de reservas o del incremento de la valuación de sus activos en dólares, Banxico ganará.

El año pasado se generaron remanentes del operación del Banxico por 31 mil 449 millones de pesos, que fueron entregados al gobierno en los últimos días de abril.

Ese monto se generó con una depreciación promedio del peso frente al dólar de 3.3 por ciento.

En este año, la depreciación anual media es de 18.8 por ciento. Si así terminara, es previsible que los remanentes que el Banxico podría entregar en 2016 sean mucho más cuantiosos que en este año.

En 2009, con un monto de reservas sustancialmente inferior, se entregaron 60 mil millones de pesos. Así que la expectativa es que los de este año podrían ser incluso muy superiores a esa suma.

Por esa razón es que es tan relevante que se etiqueten para reducir la deuda pública.

Habrá otros ingredientes en el paquete, que no serán sorpresa. Sin duda se bajará la expectativa de crecimiento del PIB tanto para este año como para el siguiente.

Dé prácticamente por un hecho que el recorte presupuestal previsto para el próximo año rebase los 135 mil millones que se estimaron en abril.

Igualmente, el precio previsto del petróleo estará seguramente por debajo de 50 dólares y el tipo de cambio estimado para el cierre de este año (al menos implícitamente) se ubicará arriba de 16 pero debajo de 17 pesos, mientras que el de 2016 seguramente estará cerca de 16 pesos pero abajo del de este año.

Quizás lo más importante de todo sea el cambio en la composición del Presupuesto más que su magnitud absoluta.

Veremos qué es lo que resultó de las revisiones de programas que se han venido haciendo desde hace tiempo y cuál es el debut del Presupuesto base cero, que por cierto, no se ha dicho, pero no es sólo para 2016 sino para los siguientes años.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Esta semana avanzan los nuevos instrumentos 
Uno de los mejores anuncios del Informe
Del Presupuesto austero y de Carstens