Opinión

Reinventar Texcoco


1


Feria de Texcoco

Los años 70 y 80 fueron de auge taurino para la Feria Internacional del Caballo Texcoco. El autor intelectual de esta feria fue don Antonio Ariza, quien fue uno de los más grandes promotores del caballo y del toro en México, entendiendo el amor y pasión que gran parte de la población tenemos por estos animales y todo lo que les rodea.

Dando cátedra de mercadotecnia eficaz y directa, posicionó a la marca para la que trabajó y entregó su vida, Domecq, sin tanto cuento, como hoy en día vemos con las marcas que no se comprometen ni apuestan por las tradiciones del país al que llegan a intentar abarcar el mercado: primer error. Don Antonio supo ver que en México como en España el caballo y el toro corren por sus venas.

Vivimos una época en la que los medios para llegarle a la gente se han sofisticado, lo que no debe cambiar es el mensaje. En el caso de la tauromaquia y los caballos es muy claro, Domecq lo hizo por años hasta que llegaron ingleses y franceses a comprar la empresa y querer inventar el hilo negro.

Profesionales que tuvieron la suerte de formarse al lado de don Antonio en esa gran familia que fue la Casa Domecq, hoy en día vuelven a las bases y están acercando productos a la gente por medio de espectáculos culturales de amplia y arraigada tradición, como es el caso de Torres 10, cuya empresa dirigida por Jaime Costa está comiéndole el mandado a las multinacionales que parecen navegar sin rumbo.

Todos fuimos a Texcoco, era un día familiar inolvidable; al medio día íbamos a disfrutar de los caballos, imponentes equinos a los que podías ver en sus cuadras, siempre bien atendidos por gente amable que estaba dispuesta a explicar o comentar algo acerca de los animales. ¡Cómo olvidar la demostración de alta escuela de los caballos de Domecq! Un espectáculo al nivel de los mejores del mundo. Se vivía un ambiente mexicano, campirano y familiar, tras una comida amenizada por mariachis o tríos. Por la tarde a los toros, carteles con las figuras de aquella época: Manolo Martínez, Eloy Cavazos (monarca indiscutible de Texcoco), Curro Rivera, Mariano Ramos, Miguel Espinosa Armillita y tantos otros que entregaron su arte a una plaza que fue siempre festiva y triunfal. Para los muy puristas esto puede parecer negativo, pero acercó el toreo a la gente.

Vinieron malos tiempos con pésimas administraciones, la última lamentable, dando al traste a una feria que tiene que ser la más importante del Estado de México por su cercanía a la Ciudad de México, y hoy en día por sus múltiples y modernos accesos.

La Feria Internacional del Caballo Texcoco 2016 ofrece gran variedad de actividades culturales, gastronómicas y de entretenimiento para todo el público. Este año es una gran opción para visitarla en vacaciones de Semana Santa. Se encuentra a tan sólo 28 kilómetros de la capital. La cartelera del palenque es con lo mejor de México.

Se calcula que la feria dejará una derrama económica de alrededor de 250 millones de pesos. ¿Qué piensan los políticos oportunistas de esto? Se generan empleos, cultura y diversión para la gente. ¿Qué están haciendo ustedes al respecto?

En el ámbito taurino ha sido rescatada por una pujante empresa, TauroArte, que en muy poco tiempo ha demostrado que haciendo bien las cosas la gente asiste a las plazas. Carteles con buen gusto y variedad taurina, combinando a las figuras del toreo con los jóvenes valores que vienen empujando fuerte. La presentación del toro está más que cuidada, los precios accesibles y las ganas de devolverle a la Feria Internacional del Caballo la categoría que perdió a manos de vividores. TauroArte ha venido llenando plazas como Mérida, Puebla, Mexicali, San Luis Potosí, entre otras; además, no se han quedado cruzados de brazos sólo organizando festejos, sino que también han promovido la cultura taurina en dos magnos eventos.

Apoyemos nuestras tradiciones y a las empresas mexicanas que apuestan por México. Esperemos que las marcas pronto se den cuenta que en este mundo global se tiene que “tropicalizar” la mercadotecnia y que México cuenta con un gran producto, la tauromaquia. El ejemplo lo puso don Antonio.

Twitter: @rafaelcue

También te puede interesar:
Tauromaquia y sociedad
Hermoso rejoneo
Roca Rey, ¿el próximo rey?