Opinión

Rehacer el aparato de gobierno

1
 

 

ME. Rehacer el aparato del gobierno.

El viernes pasado no sólo se anunció el recorte presupuestal de 2015, sino una medida mucho más relevante a la que se ha puesto poca atención: la reingeniería de la administración pública que se plantearía en el Presupuesto de 2016.

Ya le había referido este tema. El pasado 23 de enero, escribíamos aquí:

“Podría comunicarse que el gobierno va a aprovechar la necesidad de ajustar el gasto para eficientarlo, para hacer una reingeniería de los egresos públicos y concentrar los recursos en aquellos rubros de más impacto para el crecimiento y la equidad, en lugar de hablar sólo de la disciplina de las finanzas públicas”.

El viernes pasado, el secretario Videgaray lo anunció:

“2016 no podrá ser un año en el que tengamos un Presupuesto inercial, en el que se toma como base el Presupuesto del año anterior y se le hacen algunas modificaciones marginales. (…) En este sentido, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio 2016 deberá hacerse bajo un esquema de Presupuesto base cero, y privilegiar los proyectos de inversión y los programas que tengan un mayor beneficio para la población”.

Hacienda colocó en el sitio www.transparenciapresupuestaria.gob.mx la tarea de realizar la “reingeniería de la administración pública federal”. El viernes, cuando se presentó esta información, se puso un ejemplo de lo que se tendría que hacer como la fusión de Telecomm y Sepomex.

Posteriormente se quitó este ejemplo.

Soy escéptico de que Hacienda cumpla realmente con ese propósito, pues hasta ahora el gobierno no ha querido entrar al proceso de reestructurarse por el temor de afectar intereses, especialmente de los sindicatos del sector público.

Sin embargo, si en verdad se emprendiera esa tarea, se propiciaría un cambio tal vez más trascendente que la reforma energética, pues se lograría un uso más eficiente de los recursos públicos -esos que entregamos todos los contribuyentes- y ello contribuiría al crecimiento de largo plazo de manera relevante.

No falta mucho tiempo para saberlo. Una primera aproximación para observar si hay la determinación de ir al fondo se obtendrá en el último día de marzo, cuando por el artículo 42 de la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, Hacienda tiene que enviar al Congreso lo que se denomina “Precriterios de Política Económica para 2016”.

Aunque en ese documento no se detallarán todos los ajustes que habrán de hacerse, sí se podrá detectar si realmente se está considerando el ejercicio de construir un Presupuesto en base cero, con la asesoría del Banco Mundial.

Los impactos específicos del recorte de este año requieren un análisis más cuidadoso, cuando se detallen al Congreso en el curso de los próximos días, pues si realmente se afecta la burocracia y los privilegios de algunos de los que forman el sector público, la noticia será positiva desde este mismo año.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:

La lógica de los recortes
¿Empiezan los cambios?
La perspectiva desde Dvos