Opinión

¿Regresará la estabilidad?

 
1
 

 

peso dólar

DAVOS.– Si la inestabilidad financiera internacional deriva en lo esencial del contagio de lo que sucede en China, y esto es producido por el proceso de reajuste del modelo de crecimiento chino, entonces la tendremos por un buen tiempo.

En una discusión organizada por Bloomberg, se analizaron escenarios económicos y financieros para China.

Resultó interesante que Jian Jiang Jianqing, presidente del Consejo del Industrial and Commercial Bank of China –el banco más grande del mundo medido por sus activos– planteó que el país está en un punto de no retorno y atribuyó a la falta de capacidad para comunicar los cambios que están sucediendo en su país, una parte de la volatilidad que se ha contagiado al mundo entero.

En el diagnóstico de que los chinos no han sabido comunicar ni lo que están haciendo ni lo que quieren hacer, hubo una coincidencia plena.

Pero en la discusión también se refirió que no siempre China parece tener claras las metas que quiere alcanzar.

Una de las transiciones, por cierto, que se vive de manera desigual en ese país es la de la economía controlada centralmente a una de mercado. Y en ese camino habrá seguramente muchos sobresaltos.

Tras escuchar argumentos de diversos inversionistas así como de Christine Lagarde, directora gerente del FMI, se puede llegar a la conclusión de que el proceso de reformas y ajustes de modelo económico en China no van a ser de corto plazo ni tampoco nada fáciles.

Esto no quiere decir que la volatilidad extrema vaya a estar presente todo el tiempo.

El factor que ha detonado la oleada de ventas de acciones, monedas y materias primas tiene que ver fundamentalmente con la incertidumbre, más que con un panorama económico especialmente negativo.

Si en algún momento los inversionistas llegaran a convencerse de que lo que tendremos será simplemente un menor crecimiento de ese país, pero que no habrá ninguna crisis, entonces podría cambiar la perspectiva y quizá la volatilidad de los mercados financieros llegarían a un nivel razonable.

¿Cuánto tiempo podrían seguir los vaivenes de gran magnitud de los mercados financieros y el encarecimiento del dólar frente a divisas como el peso?

En este momento no hay claridad. Podrían ser quizás algunas semanas pero tal vez unos meses.

Como le he comentado en diversas ocasiones, pareciera que la posición de las autoridades mexicanas es no tomar medidas extraordinarias (por ejemplo, un aumento de las tasas de interés locales, con independencia de lo que haga la Fed) hasta que no haya una clara transmisión del proceso devaluatorio a la inflación.

Lo que nos dijo el miércoles pasado el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, apunta en esa dirección.

La visión de la autoridad es que si se logra mantener la disciplina fiscal y financiera se podrá hacer frente exitosamente a esta circunstancia.

¿Qué pasará entonces?

Creo que todavía China nos va a dar dolores de cabeza por un buen tiempo antes de que tengamos un tipo de cambio relativamente estable y a niveles más razonables que los que hay ahora, quizás entre 16.50 y 17 pesos.

Mientras tanto, la volatilidad nos va a acompañar por un tiempo más.

Más vale prepararse.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La amenaza: ¿el empleo o el dólar?
El futuro de la industria eléctrica
La pérdida millonaria de empleos