Opinión

Regresa El Niño Verde

 
1
 

 

Jorge Emilio González.

Por si estaban preocupados, Gil les informa que Emilio González, El Niño Verde, regresa al Senado para retomar su trabajo legislativo. Fiuu. Gilga no podía dormir nada más de pensar en esa ausencia, en esa oquedad de la Cámara de Senadores. Entrevistado por Elena Michel para su periódico El Universal, González afirma que su partido hizo una alianza con el PRI desde 2001 y que “tenemos como afinidad que nuestro líder político es el presidente Enrique Peña Nieto. Lo apoyamos en todo. Pero cada partido tuvo su estrategia para ganar votos”. Gamés extrañaba la profundidad analítica de González: ya decía Gil que le parecía muy posible, aunque no del todo definitivo, que el Verde apoyaba en todo al Presidente.
Dice Emilio González: “Nunca hemos sido el partido de los fresas. No queremos ser el partido de los fresas. Queremos ser el partido de la gente que necesita oportunidades en México; queremos ser el partido que le importe el cuidado del medio ambiente y de los animales”. No se detenga Emilio, siga: queremos ser el partido de los departamentos en Cancún, y de las fiestas con húngaras que vuelan, y de las discotecas de donde salió nuestra dirigencia, Gilga les informa: lo han logrado.

Parientes

A Emilio González le gusta la farándula, frecuentar amigos y amigas que trabajan en la televisión, socialités, personas inteligentes y generosas, ¡qué! Él y Jesús Sesma, diputado asambleísta con licencia, tienen a sus amigos y ellos los apoyan en tuiter sólo por amistad pura, mju. ¿O piensan ustedes que todo lo hicieron por el sucio dinero? No, señoras y señores, la amistad y la patria son primero. “No sólo el esposo de Galilea Montijo, que se quedó a un lugar de entrar por mayoría a la Cámara; otro ejemplo es el hermano de Andrea Legarreta, que será diputado en Guerrero”.

Qué bonito grupo de amigos y qué lección de amistad la ayuda desinteresada que se procuran, sin cobrar un peso. Anjá. Gil piensa que si metemos a una licuadora todos los IQs de estas personas, el resultado sería una salsa verde baja en calorías, insípida y de penetrante olor fétido. No se lo tomen a mal a Gil, pero imaginen esta monstruosidad: la inteligencia reunida de Galilea, Emilio González, Andrea Legarreta, Jesús Sesma, Arturo Escobar, Raúl Araiza, el Burro Van Rankin, Héctor Sandarti, Alberto Cinta. ¿Resultado? La nada. Entrados en gastos, Gil habría propuesto a Juan José Origel para diputado del Verde por mayoría.

Satélite aliado

Emilio González terminará por simpatizarle a Gil, no sólo es un cretino y un cínico, a estos atributos le añade un toque de falsa ingenuidad: “No somos satelital. Somos partido aliado. Satélite es el que gira alrededor del PRI. Nosotros no giramos alrededor del PRI, nosotros somos un aliado del PRI y el PRI es un aliado del Verde”.

¿Qué creían?, ¿que Emilio sólo estaba diseñado para la chesta frente al mar? Nanay. Emilio sabe de política, entiende que un satélite no es un aliado, que el primero gira alrededor y el segundo rota sobre sí mismo, o como se diga. Oiga, Emilio, ustedes no son un satélite, correcto, entonces son como el planeta Tierra y su Sol es Peña Nieto. ¿Estamos? No se olvide Emilio. Por cierto, ¿no tiene alguna chesta a la que invite? Gamés es jalador y no raja; ande, invite. A Gilga le urge fiesta grande con chicas de Europa del Este. Diga, Emilio, ¿dónde va a ser el refuego?

Crecer y decrecer

Emilio habla (bueno, es un decir): “Creo que el Verde paró el crecimiento de Morena y que Morena paró el crecimiento del Verde. Mutuamente nos frenamos el crecimiento”. Muchos paros, no empecemos. Gamés iba a defender a Morena y a Liópez y a decir que todavía hay sus diferencias entre unos cretinos pillos y unos dogmáticos autoritarios, pero la verdad, si se pueden neutralizar, perfecto, que sigan así los próximos doscientos años.

¿Recuerdan la lectora y el lector aquellos programas de radio donde se votaba por una banda?: ¿Monkeys o Beatles campeones? Oigan esto: ¿González o Batres campeones? No, la verdad, Gilga se queda congelado. Un, dos, tres, ¡calabaza! En fon.

La máxima de Aldous Huxley espetó dentro del ático de las frases célebres: “Una verdad sin interés puede ser eclipsada por una falsedad emocionante”.

Gil s’en va

Twitter:@GilGamesX

También te puede interesar:

Periodismo

Condición humana

Monreal y el rancho pobre